26 julio 2014

Satoshi Kon, el mangaka

Gracias a la editorial Planeta DeAgostini va llegando a España la obra en manga de un autor que me encanta, desde que por primera vez viese la serie Paranoia Agent. No es otro que Satoshi Kon. La última que he adquirido es Seraphim, que ha sido publicada en mayo de este año, y aún tengo pendiente de leer (aprovecharemos las vacaciones para ponernos al día, je je...).

Están editados en tapa dura, el sentido de lectura es el oriental, y algo que les hace ganar a estas ediciones es que al final de cada libro hay un artículo explicativo de cómo se realizó esa obra o, como en el caso de Regreso al mar, el propio autor relata las circunstancias en las que se serializó el manga y su forma de trabajar, lo cual es bastante interesante.

Mis tres joyitas, y esperando a la cuarta.

  • Historias cortas es un compendio de relatos que publicó en varias revistas, principalmente en Young Magazine, durante la década de los ochenta. Hay todo tipo de historias: comedias, relatos de ciencia ficción, de fantasmas, samurais, etc...
  • Regreso al mar (1990) es la primera historia larga que realizó en la revista Young Magazine, y narra las aventuras de unos jóvenes por evitar que el huevo de una sirena caiga en malas manos, y devolverlo  a su hogar.
  • Seraphim (1994 - 1995) se realizó en colaboración con Mamoru Oshii, y quedó sin finalizar. Al parecer los dos genios discrepaban respecto al rumbo que debía tomar la historia, y terminó por paralizarse indefinidamente. Una extraña epidemia empieza a devastar a la humanidad, provocando incluso conflictos en las fronteras ya que la gente intenta huir de la enfermedad. La llaman la enfermedad angelical o Seraphim, debido a las deformaciones que provoca en los cuerpos de los infectados, ya que da lugar al crecimiento de alas antes de morir.

Otra obra que se va a publicar es Opus, que consta de dos tomos, y cuyo primer tomo llegará para noviembre de este año. Relata la vida de un mangaka, y cómo se empieza a mezclar la realidad con la ficción de las historias que narra (muy del estilo de Satoshi Kon). El manga quedó inconcluso, y el segundo tomo va a incluir material inédito, como bocetos y viñetas de su autor. Podéis encontrar esta información en la web de Ramenparados.


Aunque al estar la obra sin finalizar puede echar atrás, el hecho de poder deleitarme con el increíble dibujo de su autor me resulta suficiente. Su estilo de dibujo es de un gran detalle, y los personajes son muy realistas, cada uno tiene su propia personalidad, cosa que no pasa muchas veces con otros autores, que lo único que diferencia un personaje de otro es la forma del pelo (anda que no me he chinado a veces con algunas historias porque no diferencio los personajes, y me termino liando). Una pequeña muestra de su dibujo:

Portadilla original de Regreso al mar
Muestra del relato Carve (Talla). Increíble lo detallada que está la ciudad
arquitectónicamente. Y los personajes, la primera vez que los vi, me recordaban
al estilo de Katsuhiro Otomo. Luego supe que habían trabajado juntos (creo
recordar que leí en algún sitio que Kon había sido su alumno más aventajado).

Su apartado como director de anime merece otra entrada. Con la muerte del maestro Kon en 2010 (a causa de un cáncer fulminante de páncreas), no cabe duda que el manga y el anime perdió a un genio.

Espero que os anime a darle una oportunidad si no le conocéis. Sobre todo recomiendo las Historias cortas, porque hay relatos para todos los gustos, y creo que para alguien que no conozca nada de él, es una buena carta de presentación.

Hasta la próxima misión.

20 julio 2014

Manga: Nieve en verano (1)

Desde el momento que he sabido de esta nueva editorial, Ediciones Tomodomo, y he visto las primeras obras que iban a licenciar, la he tenido en mi punto de mira. Seven days ya lo conocía de antes, y Doukyusei, de Asumiko Nakamura, no la conocía, pero sí que había leído online la historia Sora to Hara, que se centra en uno de los personajes de Doukyusei, y me gustó bastante, con lo cual, estoy al acecho de cuando se publique este otoño.

Nieve en verano no la conocía, ni tampoco a su autora, Haruka Kawachi. Pero decidí darle una oportunidad, ya que se trata de una serie corta de sólo 4 tomos. Este primer tomo tiene 184 páginas, y se lee bastante rápido. De hecho, me lo leí el mismo día que lo compré.


"Nieve en verano" de Haruka Kawachi, Editorial Tomodomo.

Sinopsis: Hazuki trabaja en una floristería, y está enamorado de su jefa, Rokka. De hecho, consigue ese trabajo con la única intención de acercarse a ella. Cuando por fin tiene la oportunidad de entrar en la casa de ella, descubre que no está sola, ya que el fantasma de su difunto marido permanece allí. Hazuki es la única persona que es capaz de verle, y a partir de ahí la historia se complica, ya que el difunto no está dispuesto a ver cómo le arrebatan a su esposa.

Con este manga me ha ocurrido lo mismo que con otras historias, que visualmente no me terminaba de llamar la atención, pero al darle una oportunidad, me ha enganchado. Al igual que la portada es bastante llamativa por el detalle de las plantas, el interior es más limpio, incluso a veces me parecía sosete, ya que el dibujo no es muy detallado. Los fondos suelen tener poco adorno, tanto los interiores como los exteriores. Lo que sí está más detallado son las plantas, y los arreglos florales, que destacan más precisamente por la sencillez del resto. A cambio te regala una historia entretenida, acerca del dolor y la pérdida, pero también de la esperanza en el futuro. Para mí, los mejores momentos eran las conversaciones entre Hazuki y el difunto, Shimao, ya que están compitiendo por la misma mujer, y se pasan todo el rato lanzándose pullitas.

La imagen que más se me ha grabado ha sido esta: Shimao viendo cómo la vida avanza,
dejándole a él atrás, y siendo un espectador de lo que ocurre.

Sin duda, el personaje que más me ha gustado es Shimao, y tengo ganas de saber qué le espera en los próximos tomos. ¿Descansará por fin su alma? ¿Se hará con el cuerpo de Hazuki y vivirá una segunda vida junto a Rokka? ¿Se terminaran enamorando Hazuki y Shimao, y este poseerá el cuerpo de Rokka, para que la historia se torne en un "yaoi extraño" de ultratumba? Ehhhh... creo que debo dejar de tomar setas alucinógenas, ja ja...

Bueno, para concluir, creo que es una historia recomendable, y espero que no decaiga en algo previsible, y que siga teniendo ese toquecillo de humor que tienen las conversaciones de los dos rivales.

Ale, animarse con este manga, que creo se lo merece. Hasta la próxima misión.

08 julio 2014

Tomodomo: Nueva editorial a la vista

Grata sorpresa me llevé ayer cotilleando un poco en varias páginas especializadas en manga y anime, ya que me he enterado del nacimiento de una nueva editorial que se va a centrar más en la publicación de manga, y van a traer obras de autores desconocidos en España, pero muy elogiados en Japón.







Se trata de Ediciones Tomodomo, y ya han anunciado las tres obras que van a publicar para empezar. Se trata de :
  • Nieve en verano, de Haruka Kawachi.
  • Seven days, de Venio Tachibana y Rihito Takarai.
  • Doukyusei / Sotsugyoseide Asumiko Nakamura.

Sobre todo lo que más me ha interesado es que van a centrarse en obras ya finalizadas, cosa importante, porque no sería la primera vez que alguna serie se queda parada por distintos motivos, y no ves el final de la historia.

Y hay que reconocerles el valor de elegir dos mangas de género yaoi/shonen-ai, porque aquí no es un género muy conocido, puesto que para conseguir cositas de calidad tienes que buscarlas en inglés, o en alemán como me pasó con In these words de TogaQ y Kichiku Neko.

Espero que les vaya muy bien la aventura que inician, y que nos traigan muchas e interesantes historias. Para saber más acerca de las obras que van a publicar, podéis informaros en su web:


Hasta la próxima misión.

06 julio 2014

Novela: Solaris

Hoy os traigo un poco de literatura de ciencia ficción, y de la buena, porque no sólo de yaoi vive la pequeña recluta Montero, ja ja... Se trata de Solaris (1961), de Stanislaw Lem.

Hace un tiempo que leí este libro, y aunque me daba un poco de reparo, ya que pensaba que sería de difícil lectura, me llevé una grata sorpresa. Me enganchó desde las primeras páginas, con esa curiosa mezcla de ciencia ficción, misterio, y terror en algunos momentos.

La edición que he leído es de la editorial Impedimenta, que está traducida directamente del polaco (parece ser, por lo que pone en la introducción, que las anteriores ediciones estaban traducidas de la versión en francés). Me encanta la portada del libro. Es una de mis debilidades. Muchas veces me decido a leer determinados libros por la portada, por que me atraen como un caramelo a un niño (luego, claro, valientes mojones me he leído por mi estupendo criterio, ja ja...).


Pero se trata de una cubierta. Si se la quitas, te queda la medusa cubriendo todo el libro (Anthomedusae, 1904, de Ernst Haeckel, para los amantes de las antiguas ilustraciones de naturaleza). Bueno, habrá a quién le parezca una tontería, pero estos detallitos vistosos me encantan.


Sinopsis. Kris Kelvin es enviado al planeta Solaris con una misión: debe averiguar que está ocurriendo con los tripulantes de la única estación de observación que hay sobre el planeta, ya que han empezado a mostrar ciertos trastornos en la conducta. Solaris es un extraño planeta cubierto por un enorme y espeso océano con vida propia, y posiblemente inteligencia. La aparición de una serie de "fantasmas" en la estación hará que la misión del protagonista se vaya complicando, porque aparte de investigar qué ocurre en ese planeta, deberá luchar con sus propios miedos internos.

No he visto ninguna de las versiones cinematográficas del libro, con lo que no tenía muy claro qué me iba a encontrar. Y tras leerlo, no tengo ningún interés en verlas, porque estoy segura que me voy a cabrear. Me ha gustado demasiado el libro y prefiero la imagen que me ha dejado el original.

Ese inicio, cuando Kelvin llega a la estación y se encuentra a un aturdido doctor Snaut, ya te pica la curiosidad por saber lo que ocurre ahí. La imagen tan surrealista cuando Kelvin tiene su primer encuentro con los Otros, y la forma en que te describe la escena. La aparición de Harey, la difunta esposa del protagonista, y cómo se va desarrollando la historia, y vas descubriendo lo que le ocurrió a la pareja. Y el conocimiento que vamos teniendo, a través de la lectura que hace Kelvin en la biblioteca de diversos tomos, acerca del planeta y su océano plasmático, y las curiosas teorías a las que da lugar.

Su lectura no es nada pesada, ya que utiliza un lenguaje bastante claro (yo me esperaba algo enrevesado, por eso mis dudas iniciales). Me gustaron mucho las conversaciones con el doctor Snaut (a veces me parecía un poco tocapelotas, pero me terminó cayendo bien). A lo mejor, lo que se puede hacer más árido, son las partes descriptivas del planeta y las teorías solarísticas, y cuando están tratando el problema de la comunicación con entes no-humanos. A quién no esté muy acostumbrado a la ciencia ficción pura, puede que esto le aburra. Pero creo que el autor lo hace de una forma que no se hace bola.

Así me imaginaba a los "monstruos" generados por
el océano de Solaris. Como la cocina de fusión.
Es el tipo de libro con el que cada persona se forma su propia película. Te da unos ingredientes, y tú te vas creando tu propia teoría. Por ello, no lo recomiendo a quién espere algo ya masticado con una solución por parte del autor, porque la solución la debe encontrar cada uno, o una de las muchas a las que puede dar lugar. Si sois muy aficionados al género de ciencia ficción, estoy segura que lo vais a disfrutar.

Harey, la difunta esposa de Kelvin, a veces
dulce, a veces inquietante.
Así que dadle una oportunidad, que se la merece. Espero que la reseña no haya sido muy caótica (no soy muy buena redactando), y que os haya dado una idea del libro. Yo, por mi parte, estoy animada a leer más de este autor, ya que ha sido un agradable descubrimiento para mí.

La próxima entrada no tengo muy claro de que va a tratar. Ya veremos por dónde se me cruza el cable. Además, estoy esperando con ansias que me envíen un nuevo manga, al que llevaba meses acechando y que por fin he conseguido encontrar. Ya veremos...

Hasta la próxima misión.

Nota: como las reseñas que he realizado hasta ahora eran de mangas e ilustración, me parecía un poco soso hacer una sin dibujos, así que he añadido un par de dibujillos propios para amenizar la parrafada.