26 agosto 2014

Manga: Castle Mango

Hoy os traigo Castle Mango. Hace tiempo que tengo pendiente esta reseña, y de hecho he tenido que volver a releerlo por si me dejaba algo en el tintero. Se trata de un manga de temática yaoi, y creo que debe ser de los primeros que leí, a través de scans. La historia y el dibujo me agradaron tanto que cuando lo encontré disponible en inglés en la página de TheBookDepository, no lo dudé y lo adquirí.

Castle Mango (obra concluida de 2 tomos).
Guión: Narise Konohara.
Ilustración: Muku Ogura.
Edición en Inglés por Digital Manga, colección Juné. Tapa blanda.
Género: yaoi, romance, drama.

Yorozu Shirosaki es un estudiante de preparatoria de 17 años, que vive junto a su madre y su hermano pequeño en el hotel Castillo Mango, un singular hotel del amor que pertenecía a su difunto padre, y que ahora dirige su madre.

Un día aparece en el hotel un equipo de rodaje de una productora de cine porno, al frente del cual se encuentra el director Togame, un hombre de carácter un tanto brusco, del que Yorozu sacará una muy mala primera impresión. Las cosas se enredaran cuando un sobreprotector Yorozu, sabiendo que Togame es gay, malinterprete el interés que demuestra éste por su hermano pequeño, Satoru, y decida alejarlo como sea del niño, aunque implique ponerse él mismo como cebo. Para ello, y aprovechando que un día se encuentra a Togame completamente ebrio, decide meterlo en la misma cama con él, y a la mañana siguiente, cuando éste despierta, le hace creer que lo han hecho, y que le dijo que le amaba.

¿En qué puede desembocar una historia que comienza como una mentira? A lo largo de las páginas, y tras una serie de problemas que deberá afrontar, veremos cómo Yorozu irá madurando, y cómo irá cambiando la imagen que tiene de Togame, una vez lo vaya conociendo más de cerca y se le revelen ciertos aspectos del pasado del director.

18 agosto 2014

Manga: Seraphim, de Satoshi Kon y Mamoru Oshii

Aprovechando las vacaciones, y que tengo más tiempo para leer, por fin me he puesto con Seraphim, el último manga que adquirí de Satoshi Kon, con historia original de Mamoru Oshii (conocido por dirigir animes tan famosos como Patlabor 2: la película, Ghost in the shell, Ghost in the shell II: Innocence, y la extraña Tenshi no tamago).

Seraphim, de Mamoru Oshii y Satoshi Kon. Editorial Planeta DeAgostini.
Tomo único, de tapa dura, consta de 232 páginas.

La historia cuenta cómo a principios del siglo XXI se declara una terrible epidemia, conocida como "enfermedad angelical" o Seraphim, en el corazón del continente eurasiático, y cómo ésta se va extendiendo sin que nadie sea capaz de hacer nada para detenerla. Mientras unas naciones son devastadas por la enfermedad, otras cierran sus fronteras a cal y canto para evitar que oleadas de refugiados que huyen de la plaga puedan introducirla en sus territorios. A consecuencia de ese aislamiento del mundo exterior, en las zonas en cuarentena se produce un caos político que dará lugar a guerras internas, lo que hará la supervivencia aún más dura.

La Organización Mundial de la Salud decide enviar a tres inspectores más allá de la línea de cuarentena para que reunan información. Van acompañados de Sera, una misteriosa niña de la cual iremos descubriendo poco a poco algo de su origen, y que puede ser la pieza clave para detener la epidemia.

Gráficamente, el dibujo es muy realista y detallado, tanto los personajes como el entorno. Tanto la arquitectura de las ciudades (la mayoría muy ruinosa por las guerras) como todo lo que son vehículos están muy estudiados. Las escenas de acción son abundantes, y en algunos momentos bastante sangrientas (sobre todo por parte de uno de los "inspectores", que menuda mala bestia, ja ja...). Me llama mucho la atención el aspecto que le dan a los "sabios" de la OMS (quienes se encargan al principio de la historia de encomendar la misión a los protagonistas), con una especie de túnicas oscuras, que más que inspectores, parecen salidos de alguna especie de secta extraña. Una pequeña muestra del maravilloso dibujo de Satoshi Kon:

El detallismo de los edificios ruinosos de la zona de cuarentena.

El abandono de las casas, con los cuervos como únicos
habitantes.

Batallas campales en medio de la ciudad.

El argumento es un tanto complejo, ya que hay mucho de geopolítica, de tiranteces entre unos países y otros, conspiraciones y espionaje, referencias a sociedades secretas chinas, etc... Aún con las notas aclaratorias que vienen a los márgenes del libro, resulta un poco abrumante. Necesitaría una segunda lectura para enterarme mejor de los detalles.

Por eso, no lo aconsejo si se busca una lectura ligera, porque se puede atragantar.

Los protagonistas tienen sus luces y sus sombras, y actúan de una forma u otra en función de las circunstancias. De ahí que no sean buenos o malos, simplemente son humanos.

La obra quedó inconclusa por discrepancias entre ambos autores. Su serialización comenzó en la revista Animage en mayo de 1994, y finalizó en noviembre de 1995. Mamoru Oshii se encargó de la historia, y Kon del dibujo, y teniendo en cuenta los dos genios que se juntaron para una sola obra, no me sorprende que pudiesen chocar.

La presentación de este manga es en tapa dura, con el sentido de lectura oriental. La primera página es un desplegable a todo color con la portada original que salía en la revista Animage, y en la parte de atrás viene un prólogo de la historia. Al igual que las anteriores obras publicadas por parte de Planeta DeAgostini, al final del libro tenemos un artículo explicativo acerca de las circunstancias que rodearon a la obra, y unos bocetos preliminares de los personajes que han sido facilitados por los familiares de Satoshi Kon con motivo de la publicación de este título.

El desplegable que viene al principio del libro, que es la
portada original con la que apareció en la revista Animage.

La parte posterior del desplegable, con una introducción a la historia que se
va a relatar.

En conclusión: si os gustan las historias con acción con un trasfondo más realista, con conspiraciones y tramas políticas, os lo aconsejo. La pega que le encuentro es el hecho de que esté inacabado, ya que te deja con la miel en los labios.

Hasta la próxima misión.