28 septiembre 2014

Anime: Gekkan Shoujo Nozaki-kun y Zankyou no Terror

Una vez terminada mi temporada de verano 2014 de anime, y habiendo seguido sólo dos de las series de tooodo lo que había para elegir, por un lado estoy contenta, y por otro decepcionada. Contenta por haberme topado con Gekkan Shoujo Nozaki-kun, por que no me reía tanto con una serie desde hace mucho tiempo. Decepcionada con Zankyou no Terror, ya que la esperaba con muchas ganas, y me ha dejado bastante fría.

 Gekkan Shoujo Nozaki-kun 


Sakura Chiyo, una estudiante de secundaria, reúne por fin el valor para confesar su amor a Nozaki Umetaro, un compañero de instituto, con tan mala suerte que no se expresa bien por los nervios, y Nozaki piensa que es una admiradora, ya que éste en realidad es un dibujante de manga shoujo que trabaja bajo un pseudónimo. Cuando ella le dice que quiere estar siempre con él, la invita a su casa ya que entiende que quiere echarle una mano. Antes de darse cuenta del malentendido, Sakura termina trabajando como ayudante para Nozaki, y poco a poco irá conociendo al resto de ayudantes que colaboran en secreto con él.


Se trata de una comedia romántica estudiantil, pero lo más romántico que hay es el manga que ilustra el protagonista (Enamorémonos). Los personajes son de lo más disparatado que he visto en mucho tiempo.

Un autor de manga shoujo que no tiene ningún tipo de experiencia romántica, y con unas ideas de lo más absurdas para crear sus argumentos. Un presidente del club de teatro que está todo el día a la gresca con "el príncipe" del club. La estrella del coro del colegio, que es una auténtica destroyer y especialista en decir lo menos adecuado en el momento justo...

Vamos, que el personaje más normal es Chiyo, que se pasa la serie poniendo caras de horror o vergüenza dependiendo de la situación.

La serie sólo tiene 12 episodios, pero cada uno de ellos viene lleno de situaciones y ocurren un montón de cosas. No hay un sólo momento de parón, o que la trama se haga más aburrida. Los personajes son tan carismáticos que te arrastran enseguida. Además, el dibujo y la animación me han parecido muy buenos.

Di con esta serie por casualidad, y me llevé una gran sorpresa desde el principio, por su sentido del humor. Y para aquellos a los que no les vaya mucho el shoujo, la recomiendo, ya que no se centra tanto en el objetivo amoroso, si no más bien en el día a día de estos estudiantes y en el trabajo de Nozaki.


Kashima (el príncipe-chica) portando al pobre presidente cual damisela en apuros.
Lo que me pude reír con este episodio. Los estudiantes de este instituto están
para el psiquiátrico, ja ja... Creo que lo he visto 3 veces.

La serie se basa en un manga escrito e ilustrado por Izumi Tsubaki, serializado por la revista web Gangan Online, y publicado en formato tankobon por la editorial Square Enix. Actualmente lleva 5 tomos, y sigue en curso. Por lo que he visto, se trata de sketchs cortos de humor, que ocupan una o dos páginas. De ahí que incluso en la serie ocurran tantas cosas en un mismo episodio.


Portada del tankobon original.

En conclusión: si quieres ver una serie que te haga reír y pasar un rato agradable, esta es una buena opción.

Por cierto, mirando la web oficial de su autora, es increíble la de merchandising que hay de la serie: llaveros, bolsas, marcapáginas, figuritas decorativas, tazas... y además muy chulos. Qué pena vivir tan lejos.


Avatar de Izumi Tsubaki para su cuenta
de twitter. Me pregunto que tendrá esta
mujer en contra de los tanukis.


 Zankyou no Terror 


Un ataque bomba de un grupo terrorista azota Tokio. Los culpables de tal acto no son más que dos simples muchachos (Nine y Twelve), que lanzan sus comunicados a través de videos por internet. Ahora, a los culpables se les conoce como “Sphinx”, y comienza un juego entre ellos y la policía.


Esta serie la esperaba desde hacía meses, puesto que su director, Shinichiro Watanabe, también dirigió series como Cowboy Bebop y Samurai Champloo, que las tengo entre mis favoritas.

Se trata de una serie de suspense, y consta de 11 episodios. En principio, la premisa parecía interesante, pero en su desarrollo le achaco muchos altibajos. Tiene algunos episodios que te mantienen en tensión, pero el resto se me hacen lentos, ocurren cosas a las que no les dan una explicación congruente, personajes que flojean...

Cierto es que al principio, la curiosidad por saber el origen de los dos protagonistas te mantiene enganchado, pero enseguida te hueles el pasado de los dos. Al personaje de Lisa me daban ganas de matarlo (pero literalmente, madre mía). Y el personaje de la archienemiga de los dos protagonistas, Five, que parecía prometer, al final se queda en nada. El único personaje que me ha parecido que estaba bien en su papel ha sido el policía, Shibazaki, buscando pistas e investigando, aún a costa de poner en riesgo su placa. Además, todo hay que decirlo, que los personajes un tanto desaliñados y con barbita me gustan bastante, así que por lo menos he tenido mi momento de alegría cuando salía.


Shibazaki dándolo todo con los autodefinidos. ¡Chico, si no hubiese sido por ti,
qué árida se me hubiese hecho la historia!

No voy a comentar nada más, porque no quiero hacer un spoiler a quien no la haya visto. Que a mí no me haya convencido no significa que a otra persona no le pueda parecer de lo mejor. Hay gustos como colores.

En conclusión: creo que tiene altibajos importantes, con episodios muy buenos por la tensión de todo lo que ocurre, y otros muy aburridos. Pero siendo una serie tan corta, creo que hay que darle una oportunidad y que cada uno cree su propia opinión.

A ver qué series elijo de la temporada de otoño 2014. Espero tener buen ojo, porque más de dos no voy a ver (trabajar + estudiar + vida familiar + leer alguna novela + leer mis manguitas... poco tiempo me queda).

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario