31 diciembre 2014

¡Feliz 2015!

Bueno, aunque no soy muy de celebraciones navideñas, y me parece una chufa toda la parafernalia que rodea a estas fechas, me voy a estirar un poco con una felicitación (catastrófica) a ver si el año que entra se presenta un poquito mejor, porque este ha sido duro, muy duro en todos los sentidos. No voy a hacer una lista de propósitos, porque sé que no voy a cumplir ninguno. En todo caso, intentar ser mejor persona porque a veces reconozco que soy infumable, ja ja... y darle caña a mi curso autodidacta de japonés (¿qué saldrá de esto? cualquier cosa XD). Llevo casi un año, y aunque voy muyyyy despacio, me siento orgullosa de mis pequeños avances.

Estoy agudizando mi oído con el idioma gracias a grandes maestros como Misaki Takahashi y Onodera Ritsu, y estoy aprendiendo frases tan indispensables como "Detente, pervertido", "¡Soy un hombreee!" y "¡Qué demonios!". Ja ja ja....

Que tengáis una buena entrada en el Año Nuevo de parte de Pequeña Recluta, Minuto, y un nuevo miembro de la familia, Pequeño Cthulhu.

Eso sí, ¡me niego a comer las uvas! De ahí no me saca nadie.


Las prisas por hacer algo que no tenía pensado, y tener las manos más torpes del
mundo. Mi maravillosa acuarela terminó salpicándome por todos lados, ja ja...

No hay comentarios:

Publicar un comentario