29 marzo 2015

En proceso: Los Señores de la Instrumentalidad (2)

Hace más de un mes que comencé la lectura del segundo volumen de esta saga de relatos de ciencia ficción, pero entre el poco tiempo que tengo, y que no es un libro fácil de leer, todavía me queda casi la mitad de los relatos. Si el primer tomo ya era de una densidad considerable, éste me está resultando aún más denso. No es el tipo de libro que te puedas llevar para leer en el metro o autobús camino del trabajo, ya que requiere atención y cierto esfuerzo por parte del lector para entender qué te está planteando, y me imagino que cada persona llega a una conclusión diferente. Me dedico a leerlo el fin de semana, tranquilamente, y dándole vueltas a cada cosa nueva que te plantea, porque no para de introducir conceptos o ideas nuevas.


Los Señores de la Instrumentalidad,
de Cordwainer Smith (tomo 2 de 4).
Sinopsis: En un universo futurista coexisten los seres humanos con otras especies como las subpersonas, animales genéticamente transformados que conservan un aspecto semihumano y poseen una serie de habilidades propias de su especie animal de origen. Dicho universo está gobernado por los Señores de la Instrumentalidad, un grupo dirigente reclutado entre la élite de un millar de mundos.


Este segundo volumen reúne ocho relatos. Cada relato, aún estando todos englobados en el mismo universo de los Señores de la Instrumentalidad, cada uno se mete por un derrotero diferente.

¡Nunca he tenido el cerebro tan a tope como con estos libros!
¡Y me encanta! Aunque no me entere de la media la mitad, jajaja...





Según avanzo, me doy cuenta que este universo creado por Cordwainer Smith (1913-1966) se ha adelantado a muchas cosas que han llegado con posterioridad, y quién sea muy aficionado a la ciencia ficción, si los lee, va a encontrar montones de referencias seguro. Ya sea porque directamente los han usado como inspiración, o por pura casualidad, he encontrado en animes que he visto recientemente parecidos más que razonables:

15 marzo 2015

Manga: Nieve en verano (3)

Ya nos vamos acercando al desenlace, y este tercer tomo no me ha decepcionado. Desde luego, las sobrecubiertas de esta serie lucen un montón, con tanto colorido. Me agrada mucho cómo se está cuidando la presentación de la obra, la calidad del papel, las sobrecubiertas. Desde luego, en Tomodomo le están poniendo mimo a su primogénito.


Como comentaba al principio, este tomo no sólo no me ha decepcionado, si no que me ha gustado bastante por el hecho de que Rokka por fin empieza a actuar. Hasta ahora era un personaje más bien pasivo, que se dejaba rondar por Hazuki, pero sin visos de ir a ninguna parte, mientras el otro pobre ya no sabía qué hacer. Pero aquí ya la vemos más decidida a salir del estancamiento en el que se encuentra, y finalmente se calza las botas para ir a buscar lo que quiere.

Como en los anteriores tomos, siguen intercalándose con la trama momentos del pasado y recuerdos de los personajes.

Y te aclara de dónde viene el título de nieve en verano. Yo ya pensaba que era una metáfora de algo, pero que como soy tan corta no la entendía, jajaja...

Me da un poco de miedo el final, porque me está gustando mucho la historia y esperas un final por todo lo alto. Espero con ganas saber qué les deparará el futuro a nuestros protagonistas.


Tengo que reconocerle a este manga que con él me bauticé en el género josei. Antes de él, básicamente leía o veía género de acción, ciencia-ficción, terror, y desde un par de años para acá yaoi, sin pasar antes por el shojo, que creo suele ser lo habitual, jajaja... Pero Nieve en verano me llamó la atención por la expectación que noté en algunos comentarios de las redes sociales, y decidí darle una oportunidad. Desde entonces, me he animado a probar cosas que antes seguramente ni me habría molestado.

Para el 30 de este mes sale el último tomo. Es una pena que no tenga tarjeta para hacer la compra online y tener su bonito marcapáginas (maldita tarjeta de Paypal prepago, >:( ....). 

Pues nada, quién dude, que le eche un ojo, porque es muy recomendable.

Hasta la próxima misión.

Anime: Short Peace

Tenía esta película fichada desde hace tres o cuatro semanas, y por fin he sacado tiempo para verla. Se trata de Short Peace: Tsukigime Ranko no Ichiban Nagai Hi (para simplificar Short Peace), que realmente es un recopilatorio con cuatro cortometrajes de animación, dirigidos por distintos artistas, y con estilos y temáticas diferentes. No sabía qué esperar porque no la conocía de nada, pero una vez vista, me ha dejado muy buen sabor de boca. Si habéis visto la película Memories, que son tres cortometrajes de animación totalmente independientes, pues aquí hallaréis lo mismo.



En realidad, se trata de un proyecto multimedia compuesto por los cuatro cortometrajes y un videojuego. Los cortometrajes están producidos por Sunrise y Shochiku, y fueron emitidos en 2013. Tiene una duración total de 68 minutos. Tanto en temática, como en animación, son completamente diferentes, por tanto, a lo mejor uno de los relatos no te gusta, pero el siguiente te sorprende.

Un breve repaso por los cuatro relatos, e intentando no espoilear:

09 marzo 2015

Manga: Samejima-kun to Sasahara-kun

Hacía meses que tenía pendiente la reseña de este manga, pero entre pitos y flautas, fue pasando el tiempo. Se trata de Samejima-kun y Sasahara-kun, de Koshino, un manga de temática yaoi de humor. Lo había leído anteriormente a través de scans, y me gustó bastante por la relación tan "agresiva" que tienen los dos protagonistas. Supe que estaba licenciado en inglés, e intenté conseguirlo en TheBookDepository, pero siempre estaba sin stock. En otras webs que lo vi me parecía un robo, porque estaba más caro y encima te metían gastos de envíos. Con lo que estuve acechando en BookDepository de vez en cuando, hasta que un día de puro milagro pillé que había stock, y lo adquirí. El día que llegó el cartero con mi librito, y lo tuve en las manos, no me lo creía. De hecho, se agotó en la web y no han vuelto a reponer, así que debo de ser muy afortunada, jejeje...


Samejima-kun to Sasahara-kun, de Koshino (2011).
Editorial Juné, Digital Manga. Tomo único, de tapa blanda.


Samejima-kun ha reunido el valor para confesarle su amor a su compañero de trabajo y universidad Sasahara-kun. Pero se le declara en el almacén de la tienda donde trabajan, mientras están cargando cajas, y Sasahara se queda tan perplejo que lo único que es capaz de decir es que le parece desagradable. El tiempo pasa, y Samejima no vuelve a dar señales de ningún tipo, con lo que su compañero no sabe si se ha olvidado de él o se está conteniendo. A partir de aquí, Sasahara comienza a pasar más tiempo con él, en lo que parece que es poner a prueba a su amigo, aunque en realidad intenta probarse a sí mismo. Abandonar una relación de amistad para ser algo más no va a ser nada fácil para estos dos, dando lugar a más de un encontronazo entre un extrovertido Sasahara, y un introvertido y misofóbico Samejima.

08 marzo 2015

En proceso: Shinsengumi Imon Peacemaker

Le tenía muchas ganas a este manga desde que me leí Vassalord, y conocí a su autora, Nanae Chrono. La suerte es que esta obra sí que fue licenciada en España, y me dí un señor homenaje comprándomela entera, junto con Peacemaker Kurogane (¡aleee, derroche, desparrame! y bien contento que estaba el de la tienda canturreando "Amapolaaaaa..." mientras me cobraba, y esto último va en serio, jajajaja...).


Shinsengumi Imon Peacemaker, de la editorial Ivrea. Este primer arco, por
llamarlo de alguna forma, cuenta con 5 tomos. ¿Su precio? 8 € el tomo.


Estoy por el último tomo, y me está encantando. Tanto la ambientación, como los personajes, y la historia, ésta última basada en unos incidentes que ocurrieron realmente. De hecho, casi todos los personajes principales son reales, con nombres y apellidos.

La historia nos relata las peripecias de Tetsunosuke Ichimura, un adolescente de 15 años, que está decidido a entrar en el Shinsengumi para poder encontrar al asesino de sus padres, y llevar a cabo su venganza. Una vez dentro, vamos conociendo, junto con Tetsu, a los integrantes de este cuerpo policial, encargado de mantener el orden en Kioto. Espionaje, conspiraciones por parte de grupos rebeldes, peleas en las calles de Kioto, hechos que desembocarán en el incidente de la posada Ikedaya. En el año 1864, los rebeldes al shogunato pretendían incendiar Kioto, y aprovechando el desconcierto, secuestrar al emperador, pero todo ello se vería truncado por la intervención del Shinsengumi, al acabar con ellos en la posada donde se reunían para tramar el plan.







El dibujo me parece maravilloso, dándole todo el dramatismo que merece. Al igual que en Vassalord (reseña aquí), a lo largo de la trama se van intercalando momentos cómicos. Pero cuando llega la hora de la verdad, no escatima en escenas violentas, lo cual yo agradezco porque las cosas son lo que son: un ejército de samurais que se lían a espadazo limpio, y esa es la realidad. Por eso, si alguien es un poco susceptible con la violencia, no se lo recomiendo.

La editorial Ivrea es la encargada de traernos esta historia, y agradezco un montón las notas aclaratorias que traen los cinco tomos, con explicaciones acerca del período histórico en que ocurre todo, y cual es el detonante de todos estos disturbios, con lo que resulta más fácil meterte en contexto y entender las razones de ambos bandos. Aquí no hay buenos o malos. Como se suele decir, cada personaje tiene toda una gama de grises y actúa según la situación.





En cuanto finiquite el quinto tomo, le haré su correspondiente reseña, pero sin duda alguna, es una de esas historias que me están dejando muy buen sabor de boca por la fuerza de sus protagonistas. ¿Cómo un mismo personaje te puede dar mala espina, y seguidamente caerte genial? Pues aquí hay más de uno así.


Para terminar, os dejo con la opinión de un experto en la materia y en las artes samurais.


La opinión de Masamune-sama: ¡Ooohhh, sugoi!

¡Esto es lo mejor que he visto después de las pelis de Takeshi Kitano! Con tanta pelea me ha entrado hambre.

(Esta traducción puede no ser del todo exacta).



Hasta la próxima misión.