15 marzo 2015

Anime: Short Peace

Tenía esta película fichada desde hace tres o cuatro semanas, y por fin he sacado tiempo para verla. Se trata de Short Peace: Tsukigime Ranko no Ichiban Nagai Hi (para simplificar Short Peace), que realmente es un recopilatorio con cuatro cortometrajes de animación, dirigidos por distintos artistas, y con estilos y temáticas diferentes. No sabía qué esperar porque no la conocía de nada, pero una vez vista, me ha dejado muy buen sabor de boca. Si habéis visto la película Memories, que son tres cortometrajes de animación totalmente independientes, pues aquí hallaréis lo mismo.



En realidad, se trata de un proyecto multimedia compuesto por los cuatro cortometrajes y un videojuego. Los cortometrajes están producidos por Sunrise y Shochiku, y fueron emitidos en 2013. Tiene una duración total de 68 minutos. Tanto en temática, como en animación, son completamente diferentes, por tanto, a lo mejor uno de los relatos no te gusta, pero el siguiente te sorprende.

Un breve repaso por los cuatro relatos, e intentando no espoilear:


 1 - Posesiones (Tsukumo), dirigido por Shuhei Morita 

En plena noche, un viajero que se ha perdido en un profundo bosque, es sorprendido por una tormenta. Encuentra un pequeño y ruinoso templo, y decide pasar lo que queda de noche allí. Pero no va a resultar tan tranquila como se espera, ya que de pronto, la habitación en la que se encuentra, se transforma en algo completamente distinto, y se enfrentará a los fantasmas que habitan el lugar.

La historia es de género fantástico, con cierto toque de humor. El argumento no es su fuerte, pero me he quedado loca viendo cómo trabajaba el protagonista con las herramientas que saca de un curioso baúl que lleva consigo. La animación fusiona 2D con 3D, y aunque resulta muy vistoso, a los amantes de la animación más tradicional puede que les rechine un poco.

El protagonista sorprendido por el primer grupo de espíritus.

Uno de los espíritus celebrando que el protagonista le ha reparado su sombrilla.


 2 - Combustible (Hi no Yōjin), dirigido por Katsuhiro Otomo 

Nos relata una historia de amor y drama durante el período Edo. Los protagonistas son vecinos desde que eran pequeños, y pasados los años, él decide entrar en el cuerpo de bomberos en contra de los deseos de su familia.

Visualmente me ha parecido una delicia. Desde el inicio te presenta el relato como si fuese un grabado tradicional japonés (llamados ukiyo-e). El detalle de la ciudad (es increíble lo que cuida Otomo todo el tema de la arquitectura), el vestuario típico de la época, las telas y los diseños, el colorido, me ha dejado embelesada. La historia puede no gustarte, pero visualmente es una gozada.

El inicio de la historia es precioso. Se va desplazando de derecha a izquierda, barriendo la ciudad, hasta que llega a la casa
de nuestros protagonistas.

A nivel artístico te deja con la boca abierta. Las expresiones, los detalles de las telas y los ornamentos, la forma delicada de
moverse de la protagonista.


 3 - Gambo, dirigido por Hiroaki Ando 

Un demonio rojo está atacando a un pequeño pueblo, y está raptando a las mujeres jóvenes. La única niña que queda se encuentra en mitad del bosque con un oso blanco, y lejos de atacarla, el animal decide ayudarla, y va en busca de ese "demonio" (y lo pongo entre comillas, porque tiene más chicha de lo que parece).

La historia es bastante violenta y cruda, sobre todo la parte de la pelea entre el oso y el demonio. Atentos al final, porque aclara algo que se ve al inicio del corto.

La animación tiene una textura granulosa, y el color no es tan uniforme, dándole un aspecto más tradicional. Como podréis ver, si os animáis a visionar estos cortos, no tienen nada que ver unos con otros, y es lo que más me gusta. A mí me encantan los libros de relatos cortos por la capacidad que tienen, a veces, de condensar un montón de ideas en pocas páginas. Si un relato no te gusta, te lo terminas en un momento y empiezas otro con una premisa completamente distinta, que a lo mejor sí conecta contigo.

Nuestra pequeña protagonista será ayudada por el enorme oso.


 4 - Adiós a las armas (Buki yo Saraba), dirigido por Hajime Katoki 

Se trata del cortometraje más largo, y está basado en un relato de Katsuhiro Otomo. Nos sitúa en un futuro devastado por la guerra, y seguimos los pasos de cuatro soldados de élite que se dedican a desactivar armamento que ha podido quedar abandonado tras el conflicto. Durante esta misión, se verán obligados a luchar contra un enorme robot que se encuentra entre los restos de una ciudad.

Un corto de ciencia-ficción con acción a raudales, y con un final sorprendentemente cómico. La animación mezcla 2D y 3D de una forma increíble. Todos los aspectos mecánicos, tanto los vehículos y los robots, como las armaduras que llevan los protagonistas (muy del estilo de las servoarmaduras del videojuego Fallout), están hechos con un nivel de detalle alucinante. La arquitectura de la ciudad en ruinas está muy cuidada. Vamos, que te sientas y te dejas "bombardear" por el espectáculo, literalmente.

A pesar de ser un cortometraje, es capaz de mostrarte el buen rollo que hay entre los cuatro protagonistas con pocas
pero efectivas escenas.


Esta escena me recordaba un montón a mi época de adicta a Fallout 3, corriendo entre las ruinas de Washington D.C.


Si después de lo que os he reseñado, os pica la curiosidad y decidís darle una oportunidad, yo vi esta película a través de la web de Jkanime, pero viene con el título del último corto, Buki yo Saraba.

Conclusión: cuatro cortometrajes de géneros tan distintos que es fácil que te puedan sorprender. Una muy buena animación, entretenidos, y alguno de ellos puede que te cale más de lo que parece (yo no paro de darle vueltas a alguna cosa de Gambo, que no me ha llegado a quedar clara, y sólo dura unos 12 minutos). Perfectos para el típico rato de "me aburro y no sé qué hacer".

Si tenéis más curiosidad, os dejo el enlace a la página oficial de la película, con trailers de los cuatro cortos, galerías de imágenes con bocetos de la producción, etc...

Os dejo también una muy completa reseña que encontré en la web de DeCulture. De aquí saqué el detalle de los grabados tradicionales del segundo corto, los ukiyo-e, que yo ni idea de que se llamasen así, jejeje...

Espero no se os haya hecho árida la reseña, y os anime a ver la película, que a mi parecer merece la pena.

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario