05 julio 2015

Novela: La guerra interminable

Al fin traigo esta novela, que en el momento que la leí, me encantó. Normalmente soy bastante lenta leyendo, pero reconozco que este libro lo devoré.

La guerra interminable, de Joe Haldeman, se publicó en 1974, y fue galardonada con los premios Nebula, Hugo y Locus. Su género es de ciencia ficción militar. La edición que he leído es de la editorial Edhasa.


La novela nos cuenta la historia del soldado Mandella. La Tierra ha entrado en guerra contra una raza alienígena, los taurinos, y Mandella es reclutado, junto con otros muchos jóvenes, para ser enviado a combatir a la amenaza.

Pocos años antes, los científicos habían descubierto una tecnología a la que llaman salto colapsar, con la que pueden enviar naves de un punto a otro de las galaxias de forma prácticamente instantánea. Gracias a esto, la humanidad había empezado a viajar a las estrellas, y a colonizar nuevos planetas, hasta que tuvieron un encontronazo con esta raza alienígena.

Estos soldados serán enviados a varias campañas, a distintos puntos del espacio, pero debido a la física de los saltos colapsares, lo que para ellos no representan más que unos meses, en tiempo de la Tierra son décadas. Con lo que cada vez que vuelven a su hogar, se encuentran una sociedad diferente, al final sin familiares ni amigos, y totalmente desubicados. Y la guerra sigue, y sigue...


Su autor, Joe Haldeman, plasma en esta novela, en versión futurista, parte de sus vivencias personales, ya que era veterano de Vietnam. Graduado en Física, igual que su protagonista, fue llamado a filas y enviado a Vietnam. Durante el conflicto, fue gravemente herido por una mina, y más tarde sería condecorado con el Corazón Púrpura. En este libro, Haldeman vuelca los sentimientos que debió de tener al ser enviado a una guerra que no comprendía, y el rechazo que debió sentir una vez volvió del frente por parte de sus propios conocidos.

La novela está relatada en primera persona, con lo que te pones totalmente en el pellejo de su protagonista, y sabes cual es su opinión sobre todo. Se nota cierta ironía y crítica a la hora de describir algunas cosas. De hecho, el primer párrafo del libro ya te deja claro el oscuro sentido del humor que va a tener Mandella:

"Esta noche les mostraremos ocho maneras silenciosas de matar a un hombre. Quien hablaba era un sargento que parecía llevarme apenas cinco años. Si alguna vez mató a algún hombre en combate, en silencio o como fuera, habría sido en su niñez. Por mi parte, conocía ya ochenta maneras de matar a un hombre, aunque casi todas eran bastante ruidosas."

Si esperáis batallas épicas en el espacio, os aviso que más bien poco. El principio de la historia se centra en el adiestramiento que reciben los soldados, y las relaciones que hay entre ellos. Aquí, como en la novela de Heinlein, Tropas del espacio, los soldados aprenden a moverse con una especie de armaduras, a las que llaman trajes de guerra, que les hace ser más resistentes y aguantar bajo las condiciones más duras.

Tras esto, son enviados a combate, y entre campaña y campaña, vuelven a la Tierra, para encontrarse con que sus seres queridos y amigos han ido desapareciendo. Aunque para ellos sólo transcurren unos meses, en realidad son décadas y siglos. Ves cómo a los protagonistas les van arrebatando todo, sin entender las razones de esa guerra, que cada vez son más absurdas.

Mandella es uno de esos protagonistas que me han gustado desde la primera línea. He sufrido y me he reído con él. Empaticé con él desde el principio, y me ha encantado ese sentido del humor, donde no da puntada sin hilo. No me sorprende que en su momento no se lo quisiera publicar ninguna editorial, por ser polémico.

Otra cosa que también me ha gustado es el hecho de que haya mujeres en igualdad de condiciones que los hombres. Para haber sido escrito en el 1974, no está escrito en plan paternalista, protegiendo a las chicas. Las mujeres son tan autosuficientes y guerreras como los hombres, y muy liberales en el tema sexual. De hecho, Mandella mantiene una relación a lo largo de toda la novela con una chica, pero cada uno por su lado se busca sus "apañetes", y sin ningún problema.

De casualidad, he descubierto que hay una versión cómic, publicada por Norma Editorial, en su colección de Cómic europeo.

También corría el rumor desde hace tiempo, de que el director Ridley Scott se había hecho con los derechos del libro en 2008, y que quería hacer una película. Pero por la información que he buscado ahora, parece que la cosa está más bien estancada.

Para terminar, comentar que hay dos novelas más encuadradas dentro de este universo: Paz interminable (1998), y La libertad interminable (1999). Pero no es necesario leerlas para cerrar la historia, ya que la primera novela queda cerrada y bien cerrada.

Conclusión: para los amantes de la ciencia-ficción, me parece imprescindible. No es la típica historia de soldaditos luchando contra bichos. La trama te plantea una situación en la que los personajes van perdiéndolo todo, hasta que lo único que les queda de su pasado son ellos mismos. Da mucho para pensar, más allá del contexto de naves espaciales y extraterrestres. Tiene muy buenos personajes, un protagonista carismático, y una de las mejores historias de amor que he leído (sí, porque tiene un amor que rompe las barreras del tiempo, jeje...). Para mí, una de las mejores novelas que he leído en los últimos años.

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario