28 marzo 2016

Manga: Gyo

Sin duda alguna, de las obras que he leído de Junji Ito, esta es la que más sentimientos encontrados me ha creado. Hay cosas que me han encantado, mientras que otras me han dejado tan descolocada que no sé qué opinar. Desde luego, este manga no lo recomendaría a cualquiera, porque el terror que tenemos aquí juega más con lo grotesco y lo repugnante, y entiendo que hay estómagos que no lo soportarían.


Título: Gyo
Autor: Junji Ito
Publicado por ECC Ediciones
Finalizado, consta de 2 tomos, de aproximadamente 200 páginas cada uno.
Género: seinen, terror

El segundo tomo contiene al final dos historias cortas: La tragedia del pilar principal, y El misterio de la falla de Amigara.





Kaori y Tadashi deciden pasar sus vacaciones en Okinawa, cerca del mar para desconectar. Tadashi es muy aficionado al submarinismo y tras un pequeño incidente con unos tiburones durante una inmersión, la pareja decide volver a Tokio... pero antes de poder regresar empiezan a aparecer extrañas criaturas parecidas a peces con patas. ¿Qué son realmente estos seres? Además, un olor a muerte empieza a impregnar toda la isla. ¿Qué lo está causando? Así es como comienza un descenso en espiral a los horrores (y los hedores) del mar...

Y hay que recalcar el tema de los hedores. Por que según avanza la trama, todo se va tornando cada vez más repugnante y fétido. Parece una invasión zombi, pero de peces pútridos salidos del mar por obra de un ingenio en forma de patas. Los protagonistas, tras un primer contacto con uno de esos extraños peces,  y ante la obsesión de Kaori por el mal olor, deciden volver a la seguridad de Tokio. Lo que no se imaginan es que el horror se irá extendiendo poco a poco por todo el país, en forma de peces, tiburones, pulpos, etc etc...


Una vez en Tokio, nos iremos enterando de más datos acerca de esta plaga, gracias a la información que se va ofreciendo a través del televisor, y sobre todo, por el tío de Tadashi, un científico un tanto singular, que está al tanto de extraños experimentos que se realizaron durante la guerra, y que pueden ser la explicación al horror que está surgiendo del mar.

Los personajes se desarrollan lo justo para que la historia avance, ya que en todo momento acompañamos a Tadashi en todo su periplo. Las cosas se suceden sin dar apenas respiro a sus personajes, no han terminado de recuperarse de un suceso cuándo se encuentran en otro problema. A lo mejor es cosa mía, pero la pobre de Kaori hay momentos que me parece un personaje sacado de algún texto de Lovecraft (autor al que admira Junji Ito), completamente aterrorizada, casi al borde de la locura por culpa de los descompuestos peces, que parece que la están acosando. Y el hedor como señal del terror que viene, algo que estaba muy presente, por ejemplo, en El horror de Dunwich ("Por su fetidez los conoceréis"... bueno, es que llevo una temporada dándole al maestro de Providence, y ya veo horrores cósmicos hasta en la sopa, jajaja).


Kaori con cara de decir "Ver para creer".

A lo largo de los dos tomos, veremos cómo evoluciona esta plaga, quedando un final un tanto abierto. Sobre todo es una historia que intenta sumergirte en una atmósfera agobiante y caótica, en la que eres testigo de cómo va desapareciendo todo cuánto conoces; cómo la seguridad que creías tener desaparece ante lo desconocido, lo absurdo y lo grotesco.


Como es habitual en este autor, su dibujo tiene un nivel de detalle grandísimo, tanto en exteriores como interiores. Sin olvidar los peces, pulpos y demás fauna marina... y lo que viene después, que está dibujado con una precisión y un realismo alucinante, incluso en los distintos estadios de putrefacción (todo muy perfumado cuál mofeta).


Gráficamente me parece que plasma a la perfección el caos reinante en la ciudad, y cómo la atmósfera se va cargando cada vez más por el gas maloliente que emiten los peces.

Como ya comenté al principio, no es una historia que recomiende fácilmente porque hay situaciones que son llevadas hasta el extremo. Y cuando crees que no puede ser más surrealista, te sorprende con algo aún más delirante.

Con todo eso, reconozco que lo he disfrutado, y no he podido evitar reírme con determinadas situaciones de los sufridos protagonistas. A quien le guste el horror grotesco y repulsivo, las situaciones absurdas, lo creepy, con algunos puntos de humor negruno tan característico de este autor, en esta obra encontrará todo eso para revolcarse a sus anchas. A quien no le agraden estos calificativos, que lo rehuya con un palo muy largo.

Por algo nunca me han gustado los payasos: It, Poltergeist, el payaso
de Micolor... ¡¡¡¡aaahhhhh... noooo!!!!

Para terminar, quiero destacar las dos historias cortas, sobre todo, El misterio de la falla de Amigara, que me ha resultado espeluznante y claustrofóbica por la sola idea de quedar atrapado sin escapatoria (y no digo más, que le tenéis que echar un ojo).

Espero que ECC Ediciones se siga animando a traer más historias de Ito, sobre todo Uzumaki, que le tengo muchas ganas desde que la leí hace años en pdf. Menuda ralladura de cabeza se me quedó, pero ya en frío, reconozco que me gustó.

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario