31 julio 2016

Avance sobre próximas entradas...

Esta entrada es una avanzadilla de lo que quiero ir haciendo en las próximas semanas. Hay un montón de cosas de las que me hubiese gustado escribir, pero por la falta de tiempo me ha sido imposible. No he tenido nada de vacaciones en todo el año, y dentro de un par de semanas estaré, espero, disponible para hacer todo lo que quiero.

Yo huyendo de la oficina el último día.
Sobre todo espero normalizar un poco mis horarios, porque el descontrol de ritmo que llevo no es muy serio. Voy al revés de todo el mundo: duermo cuando la gente está trabajando, trabajo cuando el resto del mundo se va a su casa, cenas de madrugada... Parezco uno de los espíritus del bosque que salen en La princesa Mononoke, todo pálida, canija y con cara de flipada, jajaja...




Bueno, al lío.

Tengo en mente hacer entradas de los siguientes libros


Cita con Rama, de Arthur C. Clarke. Es la primera novela que leo de este autor. Un extraño asteroide entra en el Sistema Solar, y se convierte en el centro de todas las miradas cuando los científicos descubren indicios de que se trata de un objeto artificial. Un equipo de astronautas será enviado para investigar qué misterios esconde Rama, como será llamado este cuerpo. Lo que al principio es interés científico, se irá convirtiendo en temor por el desconocimiento de cuáles son las auténticas razones para que pase tan cerca del Sol. Hacía mucho que no lo hacía, pero las descripciones de Rama me parecían tan buenas que no he podido evitar coger lápiz y papel, e ir boceteando ese mundo extraño. Me gustaría hacer los dibujos más decentes para ponerlos en la entrada. Según leía, parecía encontrarme allí mismo, observándolo todo y empapándome de su misterio. Me ha encantado esta novela, y de seguro que no va a ser la única que lea de este autor.




El dragón, Rashômon y otros cuentos, de Akutagawa Ryûnosuke. Lo empecé hace una semana, y de momento es lo que esperaba. Los cuentos que he leído están inspirados en relatos del siglo XII, ambientados a finales del período Heian (794-1185), momento en el que se produce una decadencia puesto que el poder pasa de la aristocracia a la clase militar, y una serie de desgracias, como terremotos, tifones, hambrunas... han mermado la capital, Kioto. Representan un período de inestabilidad, y ante todo, de decadencia moral. Conocí a este autor gracias al anime Aoi Bungaku (reseña aquí), dónde adaptaban dos de sus relatos (El hilo de la araña, y El biombo del infierno), y le estuve buscando hasta dar con esta edición de editorial Quaterni.






Centauros del desierto, de Alan Le May. Hace unas semanas hablé del manga Green Blood (reseña aquí), y comenté que me gustaría dedicar una entrada a una novela de género western, ya que no veo en muchos sitios que hablen de este género, y me parecía un poco menospreciado. La adaptación cinematográfica de John Ford me parece una maravilla, y la novela no se queda atrás. Tengo que releerla porque ya ha llovido, y no me quiero dejar nada en el tintero. Gracias a Valdemar, y a su colección Frontera, tenemos esta maravilla. Se trata de una historia realista enmarcada en las luchas fronterizas que se producían en el territorio de Texas entre los colonos y las tribus comanches. Una familia es asesinada por una incursión comanche, a excepción de la hija pequeña, que es secuestrada y criada entre ellos. Los dos protagonistas emprenden una búsqueda a lo largo y ancho de todo el territorio para rescatar a la pequeña, una búsqueda que monopolizará toda su vida durante años. Una novela cruda y seria, con una gran carga psicológica. Para mí, una de las mejores novelas que leí el año pasado.



Kokoro, de Natsume Sôseki. Si no me equivoco, este año es el centenario de la muerte de su autor, y qué mejor para recordarlo que hablar de una sus obras maestras. Hace un tiempo traje Botchan (reseña aquí), que para empezar con Sôseki es estupenda. Espero poco a poco ir trayendo otras novelas de él, ya que se ha convertido en uno de mis autores favoritos.

Un joven se hace amigo de sensei, un hombre mayor, inteligente y culto, pero que por alguna razón se mantiene alejado de la sociedad, con la única compañía de su esposa. Finalmente, sensei desvelará a su joven amigo aquello que oprime su corazón, y que le ha convertido en un alma torturada por el remordimiento. Para mí fue una novela de palabras que no se dicen, y que terminan muriendo en algún lugar del alma, haciendo que se marchite poco a poco. Situaciones que podían haber tenido solución de haberse hablado y expresado como es debido, y que no se hizo nada. Me pareció desoladora, y al mismo tiempo, una lección que le ofrece sensei a nuestro joven protagonista.


Hay un par de mangas a los que quiero dedicar próximamente una entrada


Akira, de Katsuhiro Otomo. Lo leí el año pasado, justo en agosto, pero como soy un desastre con patas, al final no le hice su entrada. Y es para matarme, porque disfruté como una enana. La fama que tiene es bien merecida. Los personajes son buenísimos, la trama absorbente, giros sorprendentes, te mantiene en tensión hasta el final, pura acción. Si has visto la película y no te convenció por lo extraño (cuando la vi la primera vez, no entendía nada), aconsejo leer el manga. En él queda todo perfectamente explicado y bien atado, y el dibujo es una gozada.





Orange, de Ichigo Takano. ¡Yo leyendo un manga shoujo! ¡¡¡Pero si no hay bichos, ni tiros, ni naves alienígenas!!! Sí, raro en mí, pero el tema de las cartas que vienen del futuro para hacer que la protagonista evite una serie de desgracias me llamó la atención, y me ha gustado. Y trata temas como la amistad, el aprender a afrontar los problemas y a madurar, la depresión... es una historia más adulta de lo que se puede pensar así de primeras. Hasta mis lagrimitas que me he echado, yo, con lo dura que soy, coño, jajaja...


Cómo no, espero ponerme de una vez a completar poco a poco la nueva pestaña de Los Señores de la Instrumentalidad, con datos del autor, información varia que encuentre por la web oficial, etc...

En cuanto a series, reconozco que al final ni chicha ni limoná. Empecé a ver una serie, la dejé, picoteé otra, la dejé... la desidia me pudo. No sé qué me pasa últimamente que no me engancha ningún anime. Estaré pasando una racha extraña. Cuando empiece las vacaciones me pondré tranquilamente a ver si conecto con alguna. Supongo que los trastornos horarios que tengo también influye, ya que siempre estoy cansada y en cuánto me aposento a ver algo, acabo con la baba colgando y roncando, jajaja...

Bueno, espero cumplir con estos objetivos que me he marcado de momento.

Hasta la próxima misión.

26 julio 2016

Novela gráfica: Emigrantes

¿Qué es lo que lleva a tanta gente a dejarlo todo atrás para viajar hacia un país desconocido, un lugar en el que no tienen familia ni amigos, dónde nada tiene nombre y el futuro es una incógnita?

Con esta premisa, el autor Shaun Tan nos contará la historia de un hombre que se verá obligado a separarse de su familia, en busca de un futuro mejor. Y con él, conoceremos también a otros emigrantes que han tenido que abandonar sus hogares, ya sea por huir de la pobreza, la guerra, las persecuciones ideológicas...

Emigrantes (2006)
Autor: Shaun Tan
Otros títulos de este autor: Las reglas del verano, El árbol rojo, El rey pájaro, Esbozos de una tierra sin nombre...


Se trata de una novela gráfica sin palabras, con imágenes en tonos sepia, como si fueran fotografías antiguas (incluso el propio libro parece un álbum de fotos). Aún sin texto, las imágenes son tan elocuentes y expresivas que no te cabe duda sobre lo que estás "leyendo". El dolor de la separación de la familia, el largo viaje hasta un país extraño, dónde no conoce a nadie, ni el idioma, las costumbres, la comida... hasta que poco a poco va conociendo a otras personas, también emigrantes, y cada uno nos relata brevemente su propia aventura. El dibujo es maravilloso, con una fantasía desbordante, y no por ello suaviza una cruda realidad.


Este libro, desde el momento que le eché el ojo, supe que tarde o temprano caería en mis manos. Tenía más o menos cuatro años cuando un día, el salón de mi casa se llenó de bolsas y maletas. Había llegado un hombre que no conocía, y que no dejaba de mirarme. No fue hasta que mi madre me dijo "Dale un beso a papá" que yo entendí quién era. Para mí, mi padre era la voz del teléfono, que llamaba los sábados. Se había marchado cuando no era más que un bebé, y pasarían muchos años hasta que mi padre dejara de abandonar su hogar. Por eso, cuando veía las imágenes de la hija pequeña del protagonista, no dejaba de pensar "Sé exactamente lo que sientes".

Una historia muy humana, narrada con mucha sensibilidad, y que te deja una agradable sensación de esperanza en el futuro una vez finalizas.

Acerca de la edición, es preciosa y muy cuidada. Tiene encuadernación en cartoné, y un tamaño de 23x31 cm., con 132 páginas. La calidad del papel es muy buena, y lleva una cinta de raso de marcapáginas (no sé si recibe un nombre concreto esta cinta). Ronda más o menos los 20 €, o algo más. Como regalo para alguien que aprecie la ilustración me parece una maravilla. Y para darnos un homenaje, un caprichito, también, jeje...

Os adjunto unas imágenes para que os hagáis una idea. Os dejo aquí un enlace muy interesante sobre el proceso creativo de su autor a la hora de realizar esta obra.

Hay páginas que parecen fotogramas, con toda la secuencia de imágenes, de
un realismo que te deja un buen rato estudiando cada "foto".


La llegada al destino, emulando la llegada de millares de emigrantes a Nueva York a finales del s. XIX.


Las primeras trabas del protagonista intentando comunicarse.


Estas fotografías las he hecho con la cámara para que veáis el tamaño
de algunas ilustraciones, a doble página. Impresionante.

Hay imágenes que hablan por sí solas. No necesitan palabras.
La guerra nunca cambia.

Alucinante a la par que terrorífica. Hay ilustraciones que te dejan
boquiabierto.

Espero que os haya gustado esta pequeña galería. Sin duda, este libro es uno de mis niños mimados.

Hasta la próxima misión.



10 julio 2016

Novela: La casa en el confín de la Tierra

De vuelta de la misteriosa Irlanda, y enamorada de todo lo que me he encontrado. He finalizado mi segunda visita a La casa en el confín de la Tierra, de W.H. Hodgson (1877-1918), y si la primera vez ya me gustó, ahora la he disfrutado más aún. He sufrido junto al protagonista, y he quedado tan perpleja como él ante lo insólito que le acechaba en cada rincón de ese enorme caserón. Me ha resultado una lectura muy sorprendente, más teniendo en cuenta que fue escrito en 1908. Cualquiera de sus contemporáneos pensaría que el autor le daba al opio al escribir semejantes cosas. Porque aquí no tenemos fantasmas ni casa embrujada. Tenemos una muestra original de lo que se llamará "horror cósmico", que la mayoría de la gente asocia a H.P. Lovecraft y los escritores de su círculo, pero que el señor Hodgson ya trataba años antes.


La casa en el confín de la Tierra (1908)
Autor: William Hope Hodgson
Editorial: Valdemar (El club Diógenes)
Género: Terror, fantasía.
Otras novelas: El reino de la noche, Los botes del Glenn Carrig, Carnacki el cazador de fantasmas...


La historia comienza cuando dos amigos deciden pasar unos días al aire libre, dedicados a la pesca, en las cercanías de una pequeña aldea de Irlanda. Un día, mientras pasean río abajo, hacen un sorprendente descubrimiento, ya que encuentran un extraño paraje en el que destacan las ruinas de un antiguo caserón, al borde de una enorme cascada. Entre las ruinas hallan un curioso manuscrito, y deciden llevárselo. De vuelta a la tienda de campaña, comienzan la lectura de lo que parece un diario, escrito por el que fuera propietario de la construcción, y en el que plasma las extrañas vivencias que tiene en aquel lugar, en aquel solitario caserón, temido por las gentes de la aldea cercana.

La casa en el confín de la Tierra (The house on the borderland), de William Hope Hodgson, fue publicada por primera vez en 1908 por la editorial británica Chapman and Hall, Ltd. Recuperó popularidad gracias a la reedición de 1946 por parte de Arkham House Press, como parte de The house on the borderland and other novels.