20 agosto 2016

Manga: Orange

Bueno, pues doy por finalizado Orange, mi primer manga shojo, y con buena nota. Teniendo en cuenta que soy tan sentimental como una piedra, que haya llegado hasta el final dice bastante de la historia. Sobre todo, porque no se centra tan sólo en la parte romántica, si no que la amistad es uno de los elementos más importantes de la trama.

Orange (total 5 tomos).
Autor: Ichigo Takano
Editorial Tomodomo
Género: costumbrista, drama, romance, y un toque de ciencia-ficción.
Incluye la historia Astronauta en primavera.


Naho, una adolescente de 16 años, recibe el primer día del nuevo curso escolar una misteriosa carta de quien dice ser su yo del futuro, en la que describe de forma exacta cada cosa que está a punto de pasarle. Además, la remitente le aconseja no llevar a cabo determinadas acciones. Naho, tomándolo como una broma, hace caso omiso de la carta. Sin embargo, algo le ocurre ese día a Kakeru, un nuevo compañero que ha llegado desde Tokio. Algo que podría haberse evitado de haber hecho caso de los consejos de esa carta. A partir de este momento, Naho comienza a seguir las instrucciones que recibe desde un mundo futuro en el que Kakeru ya no existe.


A parte de Naho y Kakeru, tenemos al grupo de amigos y compañeros de clase, cada uno con su personalidad y muy bien definidos. De hecho, me han gustado más los amigos que los protagonistas centrales, porque me parecen muy divertidos. Los seis formaran una piña muy fuerte, tanto que serán capaces de lo que sea necesario para apoyarse los unos a los otros. Me he reído bastante con algunas conversaciones que mantenían, y he disfrutado de sus diversiones en una ciudad sencilla, rodeada de naturaleza, tan distinta a lo que es una gran urbe.

El tema de la culpabilidad será una constante en la trama. Los sentimientos de culpabilidad y el arrepentimiento por no haber evitado algo que estaba, o crees que estaba, en tus manos. Naho intentará no cometer los mismos errores que cometió su yo futuro, pero para ello deberá forzarse a sí misma a tomar una serie de decisiones que en circunstancias normales no hubiera tomado. Deberá superar su tremenda timidez para dar una serie de pasos que no daría de otra forma, y poco a poco irá madurando. Aprenderá que los amigos están ahí no solo para las risas, si no también para los malos momentos. El otro tema importante que se aborda es el de la depresión, y lo difícil que es a veces desenmascararla. Porque detrás de la sonrisa de una persona, puede que haya una tristeza enorme, y no seas capaz de verla hasta que es demasiado tarde. O el desasosiego que produce que unas palabras dichas para dar ánimos sean malinterpretadas por la persona enferma, como llega a ocurrirle a Naho.

Por eso, yo creo que por encima de la historia romántica, lo que más destaca es la amistad. Una amistad tan fuerte que es capaz de superar la barrera del tiempo.

Sin embargo, hay un par de cosillas que me han rechinado (ahora me llueven piedras, duras como mi alma XD):

1. Naho me parece excesivamente inocente, a un punto que me costaba creer. Y lo digo yo, que de adolescente era pardilla nivel extremo. Pero vamos a ver, hija mía, que te dan más señales que un guardia de tráfico, y no te enteras que el chaval te hace ojitos. Y no es sólo que lo diga yo, si no que los propios amigos llegan a decirlo en una ocasión. Terminé por tomarlo como que era poca confianza en sí misma.

2. La solución que da la autora para explicar cómo llegan las cartas del futuro. Me quedé con el culo torcido, literalmente. Entiendo que la cosa estaba complicada de explicar, pero... ¿en serio? No sé, yo esperaba cualquier cosa menos eso, jajaja... pero bueno, supongo que el cómo llegan es lo de menos. Lo importante es que llegan. Punto.


Respecto al dibujo, está muy cuidado y es muy expresivo. Tiene un trazo muy limpio, y presta atención a los detalles de la indumentaria de los personajes, lo cuál dice mucho del carácter de cada uno. La edición que ha hecho Tomodomo es impecable, cuidando mucho las ilustraciones de las sobrecubiertas, y el detalle de incluir postales ilustradas en todos los tomos (en el último tomo me venían dos tarjetas preciosas).


Conclusión: Una gran historia de amistad, muy recomendable si buscas un shojo que te ofrezca algo más que la típica historia de amor. Culpabilidad, arrepentimiento, depresión, pero también esperanza y amistad para contrarrestar. Unos personajes maravillosos con los que sufres y ríes. Si me han llegado a conmover a mí, que soy como un bloque de cemento, será por algo. 



Y ahora, debo hacer una horrible confesión (ahora más de uno me mandará a la hoguera):

Imagen de Hellstar Remina, de Junji Ito.
Fui incapaz de leer la historia "Astronauta en primavera".

Lei el primer capítulo que venía en el tomo 1, pero el nivel de azúcar en sangre comenzó a subirme de forma alarmante, a parte de que se me empezó a cristalizar en las gafas. No pude, lo siento. Mi madre decía que me chorreaba almíbar por las comisuras, y le dio miedo. Sólo volvió a aparecer por mi habitación cuando me oyó pegando tiros en el Doom.

(No sé porqué, pero Junji Ito me resulta estupendo para ejemplificar muchos momentos de mi existencia. Empiezo a asustarme).

Hasta la próxima misión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario