02 septiembre 2016

El dragón, Rashômon y otros cuentos

Hace como año y medio que comencé a leer algo de literatura japonesa. Ya había leído un par de libros de Haruki Murakami, por ser el más conocido. Pero a raíz de ver una serie de anime llamada Aoi bungaku (creo que he hablado de ella veinte veces, jaja...), que se basa en clásicos japoneses, me anoté unos cuántos nombres y obras. Uno de los autores era Akutagawa Ryûnosuke.

El dragón, Rashômon y otros cuentos
Autor: Akutagawa Ryûnosuke
Editorial Quaterni
Género: relatos cortos, drama, histórico, autobiográfico

El dragón, Rashômon y otros cuentos, de Akutagawa Ryûnosuke (1892-1927), es un recopilatorio de relatos pertenecientes a distintos momentos de su trayectoria profesional, por lo que podemos ver su evolución, desde los relatos que escribía al principio inspirados en leyendas de los períodos Heian y Edo, hasta el final con historias en las que el protagonista era un alter ego suyo, o directamente autobiográficos. Sabía que la lectura iba a ser densa porque ya conocía alguna historia, pero terminé más exhausta de lo que imaginaba, porque el libro exige que pongas de tu parte, y ahora iré explicando por qué.



¿Me ha gustado? Sí, y además he aprendido un montón. Pero también he tenido momentos que lo he pasado mal, porque la parte autobiográfica llega a ser opresiva, y yo estaba en un momento de defensas bajas.

Lo cierto es que no tenía muy claro cómo estructurar esta entrada, así que he decidido redactarla tomando el esquema del libro para mayor claridad. La parte introductoria es bastante extensa, y da la sensación de que la mayoría de la información es superflua, por lo que me salté parte de ella. Craso error. Al comenzar a leer los relatos me di cuenta que había cosas que no se me sostenían, por desconocimiento de la historia japonesa y de la propia vida del autor.





¿Cómo viene estructurado el libro?

  • Tenemos una extensa cronología de la vida del autor, con los momentos más reseñables (circunstancias familiares, obras publicadas, hechos históricos...), y después una introducción dónde conocemos mejor las circunstancias personales de Akutagawa y el contexto histórico en el que le tocó vivir, y que será determinante en el propio carácter de su obra. Akutagawa es el tercer hijo de un matrimonio, pero a los pocos meses de nacer su madre enferma, y se ven obligados a entregar al pequeño a unos familiares para que lo críen como si fuera su hijo. Su madre permanecería recluida en la casa hasta el final de sus días, puesto que tenía algún tipo de enfermedad mental. El temor a la locura será uno de los motores de algunas obras del autor. Conoceremos detalles de su vida personal y de las influencias que recibirá, sobre todo de la literatura clásica china, y de la cultura de los períodos Heian y Edo. 
  • A continuación, hay unas aclaraciones por parte de Jay Rubin, experto y traductor de la obra de Akutagawa al inglés. Nos enmarca los relatos en su contexto histórico (periodo Heian, Edo... ) y nos da los aspectos más relevantes para que entendamos lo que sucede.
  • Los relatos. Están divididos en cuatro bloques, en función del período histórico en el que transcurre la historia. A continuación, hablo un poco de cada bloque:


1 - Un mundo en decadencia


Los cuentos aquí contenidos transcurren a finales del periodo Heian (794-1185). Este periodo se caracteriza por ser un momento de tranquilidad y florecimiento de la cultura, dónde el poder se concentraba en la nobleza y en la corte imperial en Kioto. Poco a poco, el gobierno central va perdiendo poder ante un gobierno de la periferia que está cada vez más militarizado y más fuerte. Guerras internas, hambrunas y epidemias llevarán al país a una decadencia. Y es en este momento de inestabilidad en el que Akutagawa ubica los relatos. No encontraremos compasión, es un mundo donde la vida de una persona apenas tiene valor. La mentira y la violencia será una de las reglas.

Algunos de los cuentos destacados: Rashômon, En la maleza de un bosque, El hilo de araña (una visión del infierno budista), o el estremecedor El biombo del infierno (me hundió en la miseria, literalmente).

La famosa película de Akira Kurosawa es una mezcla de Rashômon (toma la idea de la gran puerta medio derruida como símbolo de decadencia) y En la maleza de un bosque (narra el intento de esclarecer el asesinato de un hombre y violación de su esposa).

La puerta de Rashômon, entrada a Kioto, completamente
derruida por las guerras y los desastres naturales.


2 - Bajo la espada


Los cuentos de este bloque transcurren en la era Edo (1600-1868), durante el shogunato Tokugawa. Gobernaban con mano dura, y si el miembro de una familia cometía algún tipo de infracción, el castigo recaía sobre toda la familia o sobre pueblos enteros, lo que dio lugar a una cultura de la autocensura y de la vigilancia constante en los miembros que forman el grupo, para evitar que todos caigan en desgracia por culpa de uno. El relato Lealtad, basado en un hecho real, está ambientado en este periodo de opresión.

En este contexto también se produce la represión de grupos cristianos, japoneses convertidos por misioneros españoles y portugueses, ya  que el shogunato lo veía como parte de una invasión extranjera, y pensaban que eran más leales a sus creencias que al propio gobierno. Dos de los relatos nos dan cuenta de esta situación, en la que un gobierno intransigente obliga a estos cristianos a renunciar a su fe, o a morir.

3 - Tragicomedia moderna


Ambientados en la propia época del autor, dan un respiro después de todo el drama anterior, ya que se trata de historias con cierta comicidad, eso sí, muy surrealistas, y sin dejar de hacer crítica, ya fuese a los horrores de la guerra, o al comportamiento de las personas.

4 - La historia personal de Akutagawa


Este bloque es el que se me hizo más difícil, ya que contiene relatos autobiográficos. Y como comenté antes, la locura será una constante en la vida del autor. Esto no es espoiler, porque lo sabes al leer las primeras páginas del libro: Akutagawa se suicida un 24 de julio de 1927, tras ingerir una sobredosis de Veronal. Sabiendo ya esto, según vas leyendo los relatos, no paras de ver señales de lo que se avecina.

En Daidôji Shinsuke, años de juventud y El oficio de escribir, los protagonistas son alter ego del propio autor, y podemos conocer parte de su vida, aunque esté un poco maquillada. Su infancia, familia, su relación con los demás, sus gustos, su carácter complejo...

Pero es en los últimos cuatro relatos dónde el autor ya no utiliza una máscara, y nos habla directamente, transmitiendo un gran pesimismo y una gran angustia vital. Sin duda, para mí, el más demoledor es Engranajes, escrito poco antes de su suicidio. Nos narra su estancia en el Hotel Imperial entre enero y abril de 1927, dónde permanecía casi aislado escribiendo su novela Kappa. Lo que encuentras es el testimonio de una persona completamente depresiva y dependiente de medicación para poder dormir. Fui anotando en una libreta cada uno de los síntomas de los que se quejaba, y yo misma me iba hundiendo. Una cosa es saber que en tal fecha fulanito se ha suicidado, y otra tener en tus manos la narración de sus angustias y temores descritos en primera persona.

El título Engranajes hace referencia a que en determinados momentos, en uno de sus ojos veía eso, unos engranajes traslúcidos que giraban, y que aumentaban hasta bloquearle la visión, seguido de dolores de cabeza. Sufría cambios repentinos de humor, irascibilidad, en determinados momentos la luz le molestaba, voces que le susurraban, veía constantes señales de muerte ya fuese en imágenes o en palabras... En un momento dado llega a plantearse ir a un hospital psiquiátrico, pero desecha la idea porque para él equivale a la muerte. Este relato fue publicado póstumamente.

Eso sí, quiero destacar ante todo (que no sea todo tan crudo) el increíble amor por la literatura. Akutagawa leía de todo, pero literalmente, desde clásicos chinos y japoneses, a autores occidentales, e incluso la Biblia. Era un humanista con mayúsculas. Devoraba libros, y queda patente en los relatos.


Conclusión: Con todo lo dicho hasta ahora (y si habéis llegado hasta aquí después de tanta parrafada), este libro no lo voy a recomendar alegremente. A parte de la larga introducción, tiene muchísimas notas a pie de página, con lo que no se lee de forma tan fluida como otros libros. Tiene mucha historia, y toca temas que dan para pensar mucho acerca de la naturaleza del ser humano. Lo que se ve en las historias de Akutagawa son muchas sombras y miserias humanas. Lo recomiendo sobre todo a quién sienta interés por la historia japonesa, por ese retrato que hace de distintos periodos históricos.

En cuanto a la edición, estaba entre la de editorial Quaterni y la de Satori, y al final me decanté por la primera porque buscaba el relato El hilo de araña. Os dejo enlaces a ambas ediciones para que comparéis cuál os convence más.

Espero no haya sido muy árida esta entrada, pero el libro tenía mucha miga.

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario