27 noviembre 2016

Manga en proceso: Voces en la oscuridad 1

"Nadie se habría imaginado que un ser humano fuera capaz de aguantar tantísimos días en una misma postura. Hubo a quién se le ocurrió que podían ser fantasmas. Pero estaba claro que eran personas de carne y hueso. Se mantenían siempre quietos en un lugar, como árboles que hubieran echado raíces en el suelo. Por eso les llamaron 'los enraizados'. Comenzó a extenderse el rumor de que el 'enraizamiento' podía ser contagioso...". Fragmento del relato Los enraizados.

Voces en la oscuridad 1 (Yami no Koe)
Tomos: 2, serie finalizada.
Autor: Junji Ito
Publicado por editorial Tomodomo
Género: seinen, terror, drama
Otras obras del autor: Gyo, Black Paradox, Uzumaki, Tomie...


Voces en la oscuridad 1 es un recopilatorio de relatos cortos que se publicaron en la revista Asahi Sonorama durante los años 2002 y 2003. Este tomo corresponde a los siete primeros relatos que se publicaron originalmente con el título Yami no Koe, y posteriormente hubo una continuación con otros siete relatos, que se agruparon bajo el nombre Shin Yami no Koe - Kaidan (que en breve se publicarán como Voces en la oscuridad 2).

En la mayoría de las historias nos encontramos con personas normales que tienen un encuentro con lo absurdo o lo terrorífico. Voy a hacer una breve sinopsis de cada cuento:


  • Las tinieblas chupasangres. Una joven, tras ser abandonada por su pareja, empieza a sufrir un trastorno alimenticio. Cada día pierde más peso, y a partir de una noche empieza a tener unas pesadillas que resultan demasiado realistas.
  • Los fantasmas del prime time. Un muchacho acude con un amigo a un espectáculo de humor, y entre los cómicos que salen a actuar, hay una pareja que de forma bastante inexplicable, son capaces de llevar al público al límite de la risa. 
  • El estruendo. Dos amigos que hacen senderismo por el bosque son testigos de una inexplicable riada.
  • El misterio de la casa encantada. Unos feriantes llegan a un pueblo y habilitan una casa abandonada, convirtiéndola en una terrorífica atracción.
  • Glicérido. Una muchacha, cuya desestructurada familia tiene un asador bajo la casa, malvive en un hogar que rezuma grasa por los humos que penetran del propio negocio. Sin duda, me ha resultado la más asquerosa que he leído en bastante tiempo, jajaja... y creo que es generalizado, por lo que he podido leer en algún blog. Cuando la terminas, te entran ganas de lavarte las manos con KH-7.
  • Los enraizados. Un buen día comienzan a aparecer personas quietas como árboles, ya sea en la calle, en parques, en casas... sin causa aparente. Esta historia, sin ser especialmente terrorífica, me ha gustado bastante, porque ahonda un poco en la miseria humana.
  • La llamada del condenado. Un condenado a muerte empieza a acosar a la familia a la que arruinó la vida pidiéndoles su perdón.

¡Aceptamos murciélago como animal de compañía!

No son más que unos trazos para que os hagáis una idea, porque contar más sería destrozaros la experiencia. Regadlos de fantasmas, monstruos, y absurdeces varias, y tendréis un recopilatorio muy entretenido. Es posible que en general me haya resultado algo más serio que otros mangas que he leido del autor, ya que suele impregnarlos con algo de humor negro, sobre todo en situaciones muy grotescas, que llegan a rayar lo hilarante, y en este tomo no he encontrado eso. 


Niños buscando emociones fuertes.
El dibujo, como ya habré comentado en alguna otra entrada que he dedicado a este autor, es maravilloso. Suele ser muy detallado, limpio y expresivo, pero cuando tiene que resultar agobiante o sórdido, como en el relato de Glicérido, también lo consigue. Como curiosidad, en el relato El misterio de la casa encantada hay una representación del infierno budista, ya que cuando adquirí el manga coincidió que estaba leyendo un libro del escritor Akutagawa Ryunosuke, y en su cuento El biombo del infierno (reseña aquí) describía la visión budista del infierno (el lago de sangre, la montaña de agujas...).

Junji Ito ha realizado muchísimas historias cortas, y poco a poco, están llegando a España. En mi caso, me voy a hacer con esta serie de Tomodomo de dos volúmenes, con un formato 14,8 x 20,4 cm, más grande que el típico tomo de manga, 240 páginas, y con una edición muy cuidada y muy bien maquetada.

La editorial ECC también está publicando una colección de relatos terroríficos, y por lo que pude leer se trata de una recopilación más extensa. Van a ser varios tomos (en el momento que escribo esto van por el tomo 5), y a parte de incluir los 14 relatos de Yami no Koe y Shin Yami no Koe, hay bastantes más. El tamaño es de 13 x 18 cm, y el número de páginas oscila entre 140-160.

Escena de Glicérido: humo de asador y niños adictos al aceite.

La elección de una u otra colección ya es a gusto del consumidor. Yo estuve mirando ambas ediciones, y me decidí por la de Tomodomo porque me pareció más cuidada, y no tenía ganas de meterme en una serie larga. Para quien sea muy completista y desee tener toda la obra de Ito, la de ECC puede ser la más apropiada, ya que pude ver que incluye historias de sus inicios, con lo que puedes seguir su evolución tanto artística como argumental. Si tenéis la ocasión de echarle un ojo a ambas colecciones, mejor que mejor. Así podéis comparar.

Portada de Los enraizados.
Yo por el momento, estoy en espera de que ECC traiga Las caprichosas maldiciones de Souichi, o como lo llamo yo, las aventuras del pequeño cabrón, jajaja...

En conclusión: Quien ya conozca a Junji Ito y le guste, este recopilatorio es como un caramelo para pasar un buen rato entretenido. En general no llega al surrealismo y al nivel grotesco de otras historias, ni le encuentro ese punto hilarante que sí tiene en otros momentos, pero me ha gustado. Para el que no conozca a este autor, y tenga dudas por si es muy truculento u horroroso, en este tomo no encontrará mucha sordidez, excepto en el relato Glicérido (como ya comenté, es un rato desagradable), y un poco en El misterio de la casa encantada. El resto creo que se leen muy bien.


Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario