20 noviembre 2016

Novela: Centauros del desierto


Cuando inicié el blog, mi intención era escribir sobre manga/anime, y libros de terror y ciencia-ficción principalmente, pero poco a poco voy incluyendo temas que se salen de la línea que pretendía seguir. Y con la novela que traigo hoy, más de uno va a pensar que se ha equivocado de blog. Pero resulta que el género western me gusta mucho. Cuando era pequeña, yo veía las películas que veía mi madre, ya se tratase de cine negro, aventuras, bélico... lo que hubiese en la tele. Y respecto al western, a parte de las películas, tengo el recuerdo de mi madre leyendo novelas de Marcial Lafuente Estefanía, con lo cual ha sido un género que siempre ha estado ahí presente. Cuando me regalaron el libro que traigo hoy, casi enloquezco, porque la película es una de mis favoritas de todos los tiempos. Y desde que estoy más metida en el tema de los blogs, y sigo algunos canales de Youtube, me doy cuenta que prácticamente nadie toca este género.

Gracias a Valdemar, y a su colección Frontera, tenemos esta pedazo de novela. Y quiero seguir indagando novelas del oeste, y aportar mi granito de arena a un género que me parece un tanto menospreciado, cuando hay historias maravillosas.


Centauros del desierto (The searchers, 1954)
Autor: Alan Le May
Editorial Valdemar (Colección Frontera)
Género: western, drama, aventuras
Otra obra conocida del autor: Los que no perdonan (1957)

Una incursión de guerreros comanches arrasa una noche la granja de los Edwards. Toda la familia es asesinada, a excepción de las dos hijas pequeñas, que son capturadas. Cuando Amos Edwards, hermano del dueño de la granja, y Martin Pauley, un joven acogido por la familia, regresan al hogar tras perseguir a unos ladrones de ganado, se encuentran con la terrible masacre. A partir de este momento, ambos comienzan la búsqueda de las dos niñas a lo largo y ancho de todo el territorio de Texas, siguiendo pistas y obteniendo información de comerciantes, indios, soldados... una búsqueda que monopolizará sus vidas durante años, amenazando su propia cordura.


Esta novela es una recreación realista de cómo era la vida en el territorio de Texas alrededor de los años 1865-1875 (se mencionan hechos datados por esas fechas). Es un relato crudo de la vida de los colonos que llegaban a ese territorio con la esperanza de crear un hogar, y donde muchos hallaban la muerte. Pero antes de empezar a hablar más del libro, voy a poner un poco en antecedentes sobre lo que sucedía en la zona. No soy historiadora, pero esto es lo que he entendido a partir de la novela y buscando en internet.


Texas era una joven república independizada de México, que había sido incorporada a los Estados Unidos. Se trataba de una zona fronteriza en plena expansión, donde los colonos blancos iban arrebatando terreno a los nativos de la región, entre ellos los comanches. Esta expansión, unida a los cada vez más escasos búfalos, y a unos años de terribles sequías que  impidieron que los comanches pudieran apacentar a sus caballos (pilar básico de su cultura), hizo que su sociedad entrase en declive. Durante la Guerra de Secesión (1861-1865), Texas se alinea con el bando que finalmente perderá la guerra. El territorio quedará debilitado a causa del conflicto, sin Rangers que vigilen la zona para proteger las granjas. Este debilitamiento en la frontera, unido a una política más tolerante hacia las tribus, da lugar a que el pueblo comanche se recupere e inicie ataques para intentar recuperar su territorio. Por lo que he podido leer en varios sitios, el pueblo comanche era bastante belicoso, y unido a los kiowas, entraban en conflicto no solo con los blancos, si no con otras tribus de la zona. En la novela se hace mención de Fort Sill, administrado por cuáqueros (grupo religioso pacifista), que siguiendo la Política de Paz, durante el invierno daban cobijo y alimento a muchas tribus nativas. En este lugar, digamos que se hacía borrón y cuenta nueva, y las tribus que habían capturado colonos podían devolver a algunos si en Fort Sill se los reclamaban. En este contexto es en el que se mueven los dos protagonistas, buscando información de Fort Sill, de comancheros, de otras tribus, etc...

Al hablar de los protagonistas, no puedo hablar solo de Amos y Martin. Tengo que hablar también de la pradera, ya que a lo largo de toda la novela vemos cómo van pasando las estaciones, y cómo se va modificando todo a su alrededor. Las grandes planicies barridas por el viento; la nieve que cubre kilómetros de praderas dando sensación de vacío; las épocas de sequía, que agrietan un terreno que poco puede alimentar a un ganado famélico y moribundo. Los dos buscadores se van curtiendo tanto física como psicológicamente. Llegan a pasar tanto tiempo en plena naturaleza que parece que no vayan a poder volver a integrarse en la sociedad. La historia se centra más en Martin, en su evolución, en sus pensamientos, y en cómo ve él a Amos, razón por la cual se niega a dejarle sólo en la búsqueda. A lo largo de su interminable viaje, Amos se va volviendo cada vez más introvertido y hosco, más lleno de odio hacia los comanches, tanto que hay momentos que Martin teme que pierda la cabeza y ello pueda hacer peligrar la vida de las muchachas.

Escena de Centauros del desierto (1956), de John Ford. La pequeña Debbie
no imagina la odisea que le espera.


Es una novela con mucha profundidad psicológica, con personas muy reales, y en muchos momentos es imposible no dejarse arrastrar por la enorme decepción de los protagonistas, cuando ven que su larga búsqueda no termina de dar frutos. También una recreación de la difícil relación entre el pueblo indio y los colonos que se establecieron en la frontera.

Voy a poner algunos fragmentos que me parece que dan una idea del tono del libro, y que me han gustado especialmente:

"Amos cabalgaba relajado en esos momentos, sin malgastar movimientos ni pasos. Tenía el aspecto de un hombre resignado a seguir el rastro durante años, todos los que le quedaban de vida."

"Mart no había llorado desde la noche de la masacre. Luego sufrió una conmoción que lo dejó ciego y una pena dolorosa e inconsolable tan grande que creyó que jamás volvería a llorar. Pero ahora, mientras encaraba el vacío de un mundo que sin duda contenía a Debbie y sin embargo se mostraba desierto hasta sus horizontes más lejanos, comenzó a formársele un doloroso nudo en la garganta."

"Se tenía la impresión de que Texas había dejado atrás sus años gloriosos de expansión y que volvía a menguar mientras se diluían sus fronteras. Parecía haber llegado el ocaso de las altas aspiraciones de la República de la Estrella Solitaria, a la que la Unión tan sólo le había ocasionado guerra, una devastadora pérdida de vidas, y el tal vez inevitable abandono de unas gentes derrotadas."

"Jamás se les ocurrió pensar que su búsqueda se estuviera convirtiendo en una enorme y extraordinaria gesta de resistencia; una epopeya de esperanza sin fe, de fortaleza sin recompensa, de tozudez más allá de los límites de la cordura."

"Lo que Mart había notado era que Amos siempre hablaba de dar con 'ellos'... nunca de encontrarla a 'ella'. Y los gélidos y reprimidos fuegos tras los ojos de Amos eran manifiestamente el fulgor del odio, no la preocupación por una niña perdida."

Para mí, en esta película John Wayne está que se sale. Esa mirada de vacío
llega a resultar inquietante.


Para quién haya visto la maravillosa adaptación de John Ford, aviso que hay algunas diferencias. La novela es más dura y explícita en algunos momentos. Detalles que en la película te imaginas pero no te dice directamente, en la novela te abofetea en toda la cara.

En cuanto a la edición que ha hecho Valdemar, tiene un formato similar a la de su colección de Gótica, de tapa dura y tamaño grande (15 x 22 cm.), y viene con una interesante introducción donde relata parte del contexto histórico y la situación de Texas.

En conclusión: Yo creo que esta novela puede gustar no sólo a los amantes del western, si no a cualquiera que le guste el género histórico, y de aventuras. Por que la ambientación es muy realista, y fiel con lo que sucedía en Texas, sobre el conflicto entre blancos y nativos. Me gusta mucho el desarrollo de los protagonistas, y la complicada relación que se establece entre los dos. Esta es la segunda vez que leo el libro, y me ha parecido todavía mejor que la primera.

En caso de que tengáis conocimientos de historia, si veis que hay algún error, podéis dejarme comentarios sobre ello. He tenido que buscar muchas cosas que no sabía (como la Política de Paz, cuáqueros, qué era la República de la Estrella Solitaria... ) y puede que haya malinterpretado alguna cosa.

Y ya que menciono a los cuáqueros, el poco conocimiento que tenía de ellos era por una película (qué raro, ¿verdad?): La gran prueba (1956), de William Wyler. La recomiendo sin dudarlo.

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario