08 diciembre 2016

Novela: Kokoro

Un 9 de diciembre de hace cien años, fallecía Natsume Sôseki (1867-1916), uno de los escritores más influyentes de la literatura japonesa. Hace un tiempo hice una entrada sobre su novela Botchan, y tenía pensado traer más libros de este autor. Aprovechando que durante los meses de septiembre y octubre se hacía una lectura conjunta de Kokoro en el Club Pickwick (club de lectura de clásicos), decidí hacer una relectura y conocer el punto de vista del resto de la gente. Y aunque tarde (muy tarde), aquí está la prometida entrada.


Kokoro (1914)
Autor: Natsume Sôseki
Editorial Impedimenta (enlace aquí)
Género: drama, costumbrista
Otras obras: Soy un gato, Botchan, Sanshiro, Las hierbas del camino, Tintes del cielo...

Kokoro nos narra la relación de amistad que surge entre un joven estudiante a punto de graduarse, y un hombre ya maduro, al que conoceremos como Sensei (maestro, forma respetuosa a alguien mayor). Ambos se conocen durante las vacaciones de verano, y mantienen el contacto una vez vuelven a Tokio. El joven desea aprender de alguien a quién considera admirable, pero Sensei se muestra bastante enigmático respecto a su vida y a su pasado. Finalmente, Sensei le abrirá su corazón, y le entregará algo que ha permanecido sepultado en su alma durante años.




El argumento así contado no dice gran cosa. Y según vas leyendo, da la sensación de que no ocurre nada: dos hombres que se conocen y traban amistad, aún cuando ves que Sensei no parece estar muy por la labor. Que por cierto, en el libro te lo pintan como un anciano, pero yo echaba cuentas y tan viejo pienso que no era. Seguimos la rutina diaria de los protagonistas, sus conversaciones, pero lejos de hacerse pesado, está escrito de tal forma que fluye solo. Lleva un ritmo pausado, pero se lee muy bien.


Es conveniente conocer el contexto en el que transcurre la historia para entender determinadas cosas, y cómo afectan a la sociedad japonesa una serie de hechos que ocurren. Nos encontramos al final de la era Meiji (1868-1912): Japón había permanecido aislado del resto del mundo bajo el régimen feudal del Shogunato Tokugawa. En 1868 se ve forzado a abrirse al mundo, y a evolucionar a una velocidad enorme para equipararse al resto de naciones que le rodean, y así evitar convertirse en colonia de ningún país (no sin antes haber sufrido una guerra interna, entre los fieles al régimen y los que apostaban por el emperador Meiji). Una vez nos encontramos en este nuevo periodo, también llamado Restauración Meiji, Japón empieza a asimilar todo lo que entra de occidente, tanto en tecnología, como en política, literatura, arte... por lo que tenemos una sociedad muy fiel a sus tradiciones, y al mismo tiempo asimilando todo tipo de avances y nuevas líneas de pensamiento. Este periodo finalizaría con la muerte del emperador Meiji en 1912, lo cual, como se ve en la novela, debió de provocar incertidumbre en la sociedad, puesto que él había traído la modernidad al país.


La novela esta dividida en tres partes bien diferenciadas:

  • La primera nos cuenta la relación del joven, que es el narrador en primera persona, y Sensei. A través de sus conversaciones, sabemos de la soledad de Sensei, a excepción de su esposa. Este se mantiene alejado del mundo, cosa que sorprende al joven, puesto que cree que es una persona muy válida que tiene mucho que ofrecer.
  • La segunda parte se centra en la relación del joven protagonista con sus padres, una vez se ha graduado y vuelve al hogar paterno, en una zona rural. El narrador se da cuenta de que no encaja en el ambiente de su pueblo, ni es capaz de comprender a su gente, puesto que se ha acostumbrado a vivir en Tokio. Eso le hará sentir cierto malestar en algunos momentos, porque se siente dividido por dentro.
  • La tercera parte es la más extensa. Se trata de una carta que le escribe Sensei al joven protagonista, donde le relata toda su vida, centrándose sobre todo en su época de estudiante, y en la relación con su mejor amigo, K. Esta amistad, y las consecuencias de una serie de hechos, le dejarán una huella que perdurará el resto de su vida. En esa carta vierte un secreto que le ha estado mortificando durante años, y que le cede a su joven amigo para que extraiga alguna enseñanza que le pueda ser útil para el futuro.


No quiero contar mucho sobre el misterio de Sensei, porque lo suyo es que lo descubráis. Es un libro que de forma muy sutil te va filtrando un montón de sentimientos, y entre todos, el más fuerte sin duda es el arrepentimiento, aunque al principio sea difícil de identificar por el joven protagonista. Sensei es un personaje muy complejo, y contradictorio. A veces no entendía por qué Sensei, si pensaba de una forma, actuaba de otra, hasta que me daba cuenta que yo misma ha habido ocasiones que he actuado de maneras que ni me esperaba. Es un personaje muy humano, con las imperfecciones de cualquier persona. Alguien que va contracorriente, solo, en una sociedad en la que se ve mal la individualidad. En la discusión del Club Pickwick me llamó mucho la atención que un libro en el que "parece que no pasa nada", pudiese dar lugar a tantas interpretaciones. Pero es que habla de muchas cosas: de amistad, desconfianza, amor, celos, arrepentimiento, soledad...



Para quien no haya leído nunca literatura japonesa, pero le gusten las historias que indagan en el alma, que no le dé miedo empezar con este libro, porque se lee muy bien. Tener en cuenta que tiene un ritmo pausado, y hay que dejarse llevar por la historia de sus protagonistas, por sus vivencias y sus pensamientos. Si se tiene interés en este momento concreto de la historia de Japón, te da una idea de cómo era la sociedad de entonces.

Os voy a dejar aquí unos enlaces que os pueden resultar de interés:
  • Club Pickwick - Reseñas y entradas relacionadas con Kokoro. En la entrada El Japón de la era Meiji viene muy bien explicado el contexto histórico. Además, si os gustan los clásicos, podéis participar en el club. Sólo leed las normas de cómo hacerlo (aquí).
  • Meiji: La gran revolución. Artículo de la web CoolJapan

Hasta la próxima misión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario