09 enero 2017

Dorothy M. Johnson: El western con nombre de mujer

Por regla general suelo ser bastante cerebral a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, al elegir mi autora para la iniciativa Adopta una autora (link al blog aquí) reconozco que me he tirado de cabeza. No había leído nada de ella, ni sabía qué me iba a encontrar. Como ya comenté varias entradas antes, una de mis intenciones era traer de vez en cuando alguna novela de género western puesto que en blogs y en Youtube no veo prácticamente reseñas de este género, y hay muy buenas novelas. Coincidió que mientras leía los requisitos para participar en el proyecto, tenía al lado mi última compra, Indian country de Dorothy M. Johnson, un recopilatorio de relatos cortos de género western.


Foto de archivo de la Montana Historical
Society.
¿Una mujer que escribe western? No se ve muy a menudo, pero haberlas, haylas. Me parecía perfecto hablar de ello, así que rellené el formulario y aquí estoy.

Lo único que conocía de ella son las adaptaciones cinematográficas de tres de sus relatos: El árbol del ahorcado (1959), El hombre que mató a Liberty Valance (1962), y Un hombre llamado Caballo (1970). Así que esta autora está siendo para mí un descubrimiento total, porque parto de cero respecto a sus escritos.

Terminé de leer Indian country hace unos días, y ya entiendo porqué sus relatos son tan apreciados, y la razón por la que la editorial Valdemar inició su colección Frontera con ella. Pero vayamos por orden, y vamos a ver quién era Dorothy M. Johnson.


Nacida en Iowa en 1905, más tarde se trasladaría con sus padres a Montana, y en 1913 se asentarían definitivamente en Whitefish, donde pasaría su infancia y juventud. Cuando aún no había cumplido diez años, su padre fallece. Su madre consigue mantenerla realizando diversos trabajos, entre ellos, para la revista Whitefish Pilot, escribiendo noticias de sociedad. Durante su infancia, Dorothy era una ávida lectora, cosa que preocupaba a su madre ya que sus ojos habían sido seriamente afectados por un brote de sarampión. En 1922 se gradúa en la Whitefish High School, y entra en la Universidad de Missoula, la más antigua y prestigiosa de Montana, graduándose en 1928.


Marchará a Washington y Nueva York, donde trabajará durante varios años como editora, pero terminará por regresar a Montana en 1950. Trabajará como editora en la revista Whitefish Pilot, y tres años más tarde entrará como profesor asistente de periodismo en la Universidad de Missoula. Compaginará su labor docente junto con diversos cargos en la Montana Historical Society y en la Montana Press Association. Sus relatos se publicaron en diversas revistas, como Argosy, Collier's, The Saturday Evening Post o Cosmopolitan. En serio, tuve que confirmar esta última revista porque me costaba de imaginar a Cosmopolitan publicando relatos. Pero sí, estuvieron publicando historias hasta la década de los 50 (y tengo pruebas, juas juas...).


"The man who shot Liberty Valance" se publicó en la Cosmopolitan de
Julio de 1949. ¿Pero qué clase de anuncio tiene al lado? XD

Johnson permaneció en Montana hasta el día de su muerte, en 1984. Antes de morir, especificó que en su tumba pusieran la inscripción PAID. "Dios y yo sabemos lo que significa, y nadie más necesita saber", dijo ella. Siempre se sintió orgullosa de haber sido independiente, y no haber necesitado de nadie para vivir.


Imagen tomada en 1953, en un banquete de la Montana
Library Association. Foto del archivo de la Montana
Historical Society.
La mayor parte de su obra refleja el amor que sentía por su tierra, y por el folclore y las historias de la Frontera del siglo XIX. Estoy bastante acostumbrada a leer relato corto, me encanta la habilidad de algunos escritores de narrar una historia en pocas páginas, y Johnson me ha sorprendido muchísimo por la forma tan concisa de escribir, sin florituras, directa como un puñetazo. Te relata situaciones de una crudeza casi insoportable sin ningún rodeo. Es como si te dijera: "Mira, esto es lo que ocurría aquí en el pasado, y no te lo voy a dulcificar". Te concentra una historia que daría para una novela en veinte o treinta páginas, sin darte tregua para que cojas aliento. Y cuándo terminas de leer el relato, sabes que no es solo una historia para pasar el rato, si no que eso es parte de la Historia.

Johnson evoca la vida en la Frontera, nos habla de los pioneros que se adentraban en territorio hostil para forjarse un futuro, de las distintas tribus nativas que habitaban la zona, y el choque cultural que daría lugar a tantos altercados. Escribe sobre buscadores de oro, granjeros, predicadores, forajidos, pero de una forma creíble y realista. Su trabajo se caracteriza por presentar personajes fuertes, particularmente las mujeres. Johnson explicaba esto acerca de sus personajes:
"Creo que las personas que se dirigían al Oeste eran de un tipo diferente. Alguien dijo en un largo poema que los cobardes nunca comenzaron y los débiles cayeron por el camino. Eso no significa que todos los que fueron al Oeste fueran nobles, valientes y admirables, porque algunos de ellos eran completos canallas, pero eran fuertes, y me gustan las personas fuertes."

También escribió desde el punto de vista de la mujer india. De hecho, Johnson consideraba que su mejor novela era Buffalo woman. En ella, a través de la vida de Whirlwind, una mujer oglala sioux, conoceremos el día a día y las costumbres y creencias del pueblo sioux.

Johnson sentía pasión por la historia de Montana (la mayoría de sus historias transcurren aquí), hecho que la ayudó a sobresalir en un género literario que suele asociarse a los hombres. Defendió la capacidad de la mujer para escribir western:
"Después de todo, los hombres que escriben sobre la Frontera tampoco estaban allí. Todos tenemos nuestro material histórico procedente de las mismas fuentes impresas. La inclinación para escribir sobre la Frontera no es una característica ligada al sexo, como el pelo en el pecho."


Durante el año 1995, la asociación profesional de escritores Western Writers of America realizó una votación entre sus socios para decidir cuáles eran las obras más destacadas de este género durante el s. XX. En la categoría de relato corto, la cosa quedó así:

1º The man who shot Liberty Valance, de Dorothy M. Johnson.
2º A man called Horse, de Dorothy M. Johnson.
3º To build a fire, de Jack London.
4º Lost sister, de Dorothy M. Johnson.
5º The hanging tree, de Dorothy M. Johnson.

No sólo se hizo un hueco dentro del género western, si no que destacó como la mejor narradora en relato corto. Se le concedió el Golden Spur Award en 1957 por su relato Lost sister; el Levi Strauss Golden Saddleman en 1976 por su contribución al conocimiento de la historia y tradiciones de su tierra; el Western Heritage Wrangler en 1978 por su novela Buffalo woman. Y lo que más me ha llamado la atención es que en 1959 la tribu Piesnegros la nombró miembro adoptivo.

Sobre su persona, la mayoría de los que la conocieron coinciden en que era una mujer inteligente, franca, irónica, ingeniosa, con un particular sentido del humor. Por lo que he encontrado de momento sobre ella, sin duda era una mujer bastante singular, que se dedicó a escribir sobre aquello que amaba: Montana y su historia.


La próxima entrada que dedique a Dorothy M. Johnson será para hablar de su magnífico recopilatorio Indian country. Y poco a poco espero ir traduciendo una serialización de artículos que escribió para una revista, en los que rememora su infancia y juventud en Whitefish, y que pintan muy interesantes para conocerla más como persona. Si hubiese algún dato incorrecto es responsabilidad mía a la hora de traducir.

Para terminar, en el blog de Adopta una autora podéis ver el trabajo que están realizando otras personas escribiendo de sus autoras. Puede que os descubran a una escritora cuya obra os cambie la visión de la vida, así que a echarle un ojo.

Hasta la próxima misión.


Fuentes de información:

  • A "Witty, Gritty Little Bobcat of a woman": The western writings of Dorothy M. Johnson. En la web Montana Women's History. April 10, 2014 (disponible online)
  • Influential Whitefish author Dorothy Johnson inducted into gallery of outstanding Montanans. The daily interlake. March 13, 2005. (disponible online)
  • Dorothy M. Johnson, author of "Liberty Valance", is dead. The New York Times Obituaries. November 13, 1984. (disponible online)
  • Prólogo de Indian country, por Alfredo Lara. Editorial Valdemar (colección Frontera).

No hay comentarios:

Publicar un comentario