28 enero 2017

Relato: Cuando llovió gente


"¿Imagina usted una lluvia de gente en una niebla ácida? ¿Se figura miles y miles de cuerpos humanos, sin armas, acorralando a los monstruos invencibles? ¿Puede usted...?"

Cuando llovió gente (When the people fell - 1959) es el segundo relato dentro del universo de los Señores de la Instrumentalidad, creado por el autor Cordwainer Smith. Originalmente fue publicado en la revista Galaxy Magazine, en abril de 1959. Aunque creo haberlo comentado por algún sitio, lo voy a mencionar. Todos estos relatos narran la evolución de la humanidad a lo largo de miles de años, y aunque son historias independientes, conforman un mundo sólido y coherente (aunque de primeras parezca todo muy extraño). Disfrazado de ciencia ficción o casi fantasía, hace una crítica a situaciones de la época que le tocó vivir.

Quiero advertir que estas entradas relato a relato que estoy haciendo es fácil que contengan algún espoiler, ya que quiero desmenuzar los temas que expone el autor. Si solo queréis haceros una ligera idea de qué trata el universo, os remito a las entradas que hice de los tomos (tenéis los enlaces aquí).

En cuanto a este relato, aunque la edición que tengo ha ordenado las historias en función de la cronología interna del propio universo, al ser escritos y publicados sin seguir ese orden lógico, puede haber alguna incongruencia. Y en este caso en concreto, yo al menos, la he encontrado, ya que creo que debería ser el tercero o cuarto relato, y no el segundo. Pero ya me meteré más en esta cuestión cuando traiga el que le sigue, Mark Elf. Desde luego no voy a quitar mérito al editor, que ha hecho un trabajo encomiable ordenando todas estas historias del futuro, que no es nada fácil. En mi caso, los libros son de Ediciones B, colección Byblos Ciencia Ficción.


Un joven reportero entrevista a un anciano, Dobyns Bennett, para que le hable de los tiempos pasados. Esperando que le va a contar alguna historia frívola o banal de su juventud, el anciano le relatará una parte del pasado que ha quedado olvidada. El joven Dobyns Bennett fue enviado a unas instalaciones científicas en Venus, donde se dedican a estudiar el ecosistema del planeta. Un día llega la noticia de que las autoridades terrestres han cedido Venus al Goonhogo, una especie de gobierno chino ajeno a la autoridad de la Instrumentalidad. Tras esto, el Goonhogo envía naves para que rodeen el planeta, y lanzan millones de personas en paracaídas para que lo colonicen.


Esta historia, con tan solo 15 páginas, es capaz de contar tal cantidad de cosas que no dejo de sorprenderme, empezando por decir directamente que no tenemos ni idea de los hechos que ocurren realmente en el mundo.

"Vi el estallido y la muerte de la última de las naciones, y usted quiere preguntarme sobre modas y otras sandeces. La historia real nunca llega a los libros. Resulta demasiado desconcertante."

En escasas páginas nos relata cómo un gobierno es capaz de los hechos más crueles con tal de conseguir un objetivo. El gobierno del Goonhogo, que tiene millones de ciudadanos hacinados en un territorio limitado, no verá ningún problema en perder unos cuantos millones de vidas con tal de hacerse con el control del planeta. Para colonizar Venus, lanzará una lluvia de millones de personas, hombres, mujeres y niños. Familias que terminarán separadas, bebés que sobrevivirán a sus padres, madres que llorarán a sus hijos estrellados en el barro del planeta... y aún en esas condiciones tan brutales, toda esa gente se pondrá en pie, medio desnudos, hambrientos y heridos, y se dedicarán a allanar el terreno para plantar arroz, usando sus muertos como abono.

"El mundo sabía que los chinos tenían muchas costumbres imprevisibles, pero no sospechaba que podían llover nondies, needies y showhices de un cielo ponzoñoso. Sólo el Goonhogo podría haber usado vidas humanas con tal indiferencia." Aclaración: nondies son hombres, needies son mujeres, y showhices son los niños.

Smith también dará un palo a la prensa, ya que al final del relato, cuando el joven reportero, una vez entrega su artículo al jefe de redacción, este no se lo publica porque "no es una historia divertida, y nadie sabría apreciarla". Hay cosas que venden, y otras no.

En este relato aparece por primera vez la Instrumentalidad como gobierno que controla a casi toda la humanidad. También es la primera aparición de la familia Vomact, cuyos descendientes irán apareciendo en varios de los relatos de toda la saga. En este caso, tenemos al observador Vomact y a su hija Terza, de los cuáles se dice que tienen "antepasados no registrados e ilegales". Este detalle es parte de lo que no encaja en la cronología, como comenté al principio de la entrada. Pero ya se verá mejor cuando hable del siguiente relato, Mark Elf, y la llegada de las hermanas Vom Acht.

Respecto al personaje de Terza, puede chocarnos un poco el trato paternalista que se le da en algún momento, ya que su propio padre dice que es una muchacha inestable que necesita de alguien que cuide de ella. Sin embargo, la propia Terza se encara ante esa actitud que tienen hacia ella, y a pesar de su juventud, intenta ayudar en un momento de crisis como es esa lluvia (masacre) de personas.

Quince páginas, solo quince páginas contienen esto, y algunas cosas más que no he tocado porque si no la entrada se hace eterna. Tenía que retomar el propósito de escribir sobre este autor y esta saga increíble. Lo dejé muchos meses abandonado, y no puede ser. No puede ser que sea tan desconocido, y esté descatalogado. Cada vez que lo leo, encuentro cosas nuevas, y voy encajando las piezas de este enorme puzzle del futuro.

Hasta la próxima misión.


Para encontrar las cubiertas de las revistas originales donde se publicaron los relatos, he utilizado esta web:

SFE - The encyclopedia of science fiction. En la cajita de búsqueda, puedes poner la revista que desees, y te sale información de su creación, contenidos, etc... Hacia el final, aparece el apartado Links, donde vendrá un enlace bajo el nombre Galactic Central Illustrated Checklist, que te lleva a otra página donde tienes todas las portadas por mes y año de la revista en cuestión. Una gozada para la vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario