27 marzo 2017

La Pequeña Recluta se hace Grumete

Llevo tiempo dándole vueltas a una idea, pero no terminaba de decidirme por tener varios frentes abiertos en el blog (la iniciativa de AdoptaUnaAutora, los relatos de Cordwainer Smith, el pequeño espacio dedicado al cine clásico de ciencia-ficción y fantasía). Finalmente me he decidido, y voy a dedicar un espacio a un autor que me tiene fascinada, y solo he leído de momento tres de sus libros.


Se trata de William Hope Hodgson (1877-1918). Fue un autor inglés que destacó sobre todo por sus relatos y novelas de género de horror, fantasía y ciencia-ficción. Lo conocí hace un par de años con su novela La casa en el confín de la Tierra (1908), y quedé fascinada. Aquello era horror cósmico en estado puro. De hecho, H. P. Lovecraft admiraba esta novela, y estoy segura que para crear sus dioses primigenios tomó más de un apunte de ella.

Por otro lado, la mayor parte de su obra está relacionada con el mar. En su juventud, cuando contaba tan solo 13 años, se escapó de su casa con la intención de hacerse marino. Lo pillaron y fue llevado de vuelta al hogar, pero finalmente consiguió el permiso de su padre, y pudo enrolarse como grumete. Pasó ocho años en el mar, formándose como marino, pero terminó abandonando. Las condiciones de trabajo eran durísimas, y para colmo, sufrió las humillaciones y burlas de sus propios compañeros, con lo que terminó por detestar esa vida. Aún así, aquella experiencia le sirvió como inspiración para crear una enorme cantidad de historias de aventuras y misterio ambientados en el mar, con barcos fantasma, terribles criaturas marinas, y otros peligros desconocidos. Tras leer algunos de sus relatos, como La nave abandonada y otros relatos de horror en el mar, he descubierto que me encantan las historias de barcos y sus misterios, y disfruto muchísimo con las atmósferas que crea, terribles y opresivas.

En la torre libresca falta el recopilatorio de Carnacki, el cazador de fantasmas.
Tengo la mitad de los libros repartidos entre mi casa y la de mis padres.
¡Qué descontrol!


También es el padre de un curioso detective de lo sobrenatural, Carnacki, el cazador de fantasmas. A lo largo de varias historias, Carnacki intenta encontrar una solución a una serie de casos extraños, ya sea una explicación racional o sobrenatural. Para llevar a cabo sus investigaciones hará uso de la tecnología con la que cuenta en el momento, y de ciertos conocimientos ocultistas.

Voy a embarcar, y yo sin saber nadar.

De momento, solo he leído tres de sus libros, y de uno de ellos ya hice entrada en el blog. Tengo pensado a lo largo de este año y el que viene (se cumple el centenario de su muerte), ir trayendo poco a poco sus libros y curiosidades sobre el autor (por ejemplo, leí algo de un enfrentamiento entre Hodgson y Houdini, el mago, y tengo que empaparme de eso, jajaja...).

La mayor parte de su obra está actualmente publicada por la editorial Valdemar, siendo la última en llegar El reino de la noche, que tiene una pinta acojonante, para qué decir otra cosa. Respecto a esta novela, yo la adquirí en la edición de Hermida Editores, y pocos meses más tarde, Valdemar la publicó con una nueva traducción. A raíz de esto, me enteré que la versión que tengo yo tiene partes censuradas, porque es una traducción antigua. Valdemar, por lo que indican en su web (link aquí), publica el texto completo. Os lo comento para que estéis sobre aviso de una y otra versión, y no os pase como a mí, más tratándose de un autor que me apasiona.



Espero que os animéis a embarcar en esta nueva sección, y encontréis en ella nuevas y terroríficas historias para disfrutar como enanos. De momento, os dejo el enlace de la entrada que hice de La casa en el confín de la tierra (link). Si os gusta Lovecraft, estoy segura que esta novela os va a gustar.

"Las montañas rebosaban de seres extraños: Dioses-Bestias, Horrores tan atroces y deformes que la cordura y la decencia se niegan a todo intento de descripción. Yo... me sentí invadido de un horror, una náusea y una repugnancia insoportables; sin embargo, a pesar de todo, estaba absolutamente maravillado."

Hasta la próxima misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario