19 marzo 2017

Novela: La guerra de las salamandras


Esta novela ha sido una de esas gratas sorpresas que me encuentro de vez en cuando sin esperarlo. No conocía el título, ni a su autor. Uno de esos días que te pasas por la librería buscando algo en concreto, y al final sales sin lo que buscas, pero llevándote otro libro un poco cogido por azar, y como suele ser costumbre en mí, porque me atrae la portada ("Ostras, un lagarto gigante a punto de aplastar un transatlántico, jejeje... qué cosa más loca. Me lo llevo").

La guerra de las salamandras (Válka s mloky - 1936)
Autor: Karel Čapek
Editorial Gigamesh
Traducción: Anna Falbrová
Género: ciencia-ficción, humor, crítica
Otras obras: R.U.R., La fábrica de absoluto...

Las salamandras son unos animales pacíficos cuyas habilidades cautivan a una humanidad que cabalga a lomos del progreso tecnológico desbocado del periodo de entreguerras. La industria es la primera en aprovechar su enorme potencial; poco después, los gobiernos europeos las utilizan para impulsar el comercio, ganar territorio al mar y modernizar los ejércitos. Se les suministran herramientas, conocimientos, armas y un futuro del que ellas tomarán las riendas.

Desde el principio, la novela tiene bastantes toques de humor y momentos surrealistas, pero según avanza la historia vas viendo que bajo esa capa de comedia fluye algo muy real, una mordaz crítica que se hace cada vez más evidente, y cuyo mensaje es muy crudo y desesperanzador. Todo ello sin perder ese fino sentido del humor. Hay momentos que te encuentras riéndote por lo delirante de determinadas escenas, hasta que lo piensas fríamente y eres consciente de que son situaciones que de un modo u otro han sucedido.


Edición checa de 1965
Para comprender mejor gran parte de la novela es bueno ponerse en la piel del autor, y conocer el contexto que le tocó vivir. Karel Čapek nació en 1890 en Bohemia, por aquel entonces perteneciente al Imperio Austro-Húngaro. Escritor y periodista, se convierte en uno de los autores más destacados en lengua checa de principios del s. XX. Tras la Primera Guerra Mundial, el Imperio Austro-Húngaro dividirá su territorio entre varios países, y uno de ellos será Checoslovaquia. Los inquietantes acontecimientos que rodean a su joven país (la inestable situación de Rusia, la llegada al poder del nazismo) hacen que Čapek use el género de la ciencia ficción como vía para expresar su opinión sobre el rumbo que está tomando Europa. En esta novela nos narra cómo una sociedad como la de su momento, con grandes posibilidades de progreso, es llevada al caos y al absurdo por culpa de la sinrazón de los gobiernos y las empresas.

Su narración me ha parecido muy curiosa porque hay momentos que parece más un ensayo que una novela. El narrador, casi como si fuera la voz en off de un documental, cuenta la historia del descubrimiento de esta nueva e increíble especie de salamandra, y la enorme repercusión que tendrá este hecho en la sociedad a todos los niveles, económico, social y político. No hay unos protagonistas centrales, si no la suma de distintas historias que nos van aportando información acerca de estas salamandras. Sólo hay un par de personajes que se repiten en varias ocasiones, y gracias a uno de ellos, el señor Povondra y sus recortes de periódico, vamos conociendo el impacto de estas criaturas a nivel mundial.

Edición ilustrada del Club Joven
de Bruguera, de 1981
Aquí quiero avisar sobre su fluidez a la hora de leer. En esta novela hay muchas referencias y anotaciones a pie de página; incluso algún pie de página que ocupa media página. Muchos fragmentos de periódicos, cartas, estudios científicos sobre las salamandras, testimonios... que llegan a crear un mundo muy verosímil. Pero llega a ser lento de leer, porque estás cada dos por tres bajando a leer la referencia (y la letra es minúscula, no, lo siguiente). Por eso, si se busca una lectura ligera, no recomiendo este libro, porque es un poco farragoso a la hora de leer. Ahora, si quieres una novela que te haga reflexionar, tomándote tu tiempo para asimilar lo que te está contando, lo recomiendo sin dudar.

El autor utiliza las salamandras como excusa para hablar de los grandes problemas que habían en su época: racismo, antisemitismo, esclavitud, problemas sociales, tensiones entre los países por el territorio... y ante todo, deja en evidencia la estupidez de la especie humana, que sólo busca su propio beneficio económico a corto plazo, sin pararse a recapacitar que se precipitan a un futuro apocalíptico.

Creo haber comentado en alguna parte lo complicado que se me hace poner puntuación a los libros. Hay veces que por circunstancias, hay novelas que no te llegan, y pasado el tiempo la relees y descubres un novelón. Con este libro me pasó algo curioso: lo terminé y le puse 4 estrellitas en Goodreads. Pasados varios días, no me quitaba el libro de la cabeza, y ciertos detalles del libro los busqué en internet, descubriendo nuevas referencias. En este momento estoy leyendo un libro sobre la Primera Guerra Mundial, porque tengo grandes lagunas. Entré en Goodreads, y cambié la nota a 5 estrellas, porque pocos libros me han hecho reflexionar tanto, y me han abierto el apetito por conocer más sobre la historia.

Os dejo algunos fragmentos de la novela, que os dará una idea del estilo que tiene, y cómo sin perder el sentido del humor, mete el dedo en la llaga. Čapek no da una sola puntada sin hilo, os lo puedo asegurar.

"- Oiga, Bellamy -le dije-, usted es un hombre decente y, ¿cómo se dice?, un gentleman. ¿No tiene a veces la sensación de que está sirviendo para algo que, en el fondo, es la forma de esclavitud más miserable?
- Las salamandras son salamandras -gruñó Bellamy, encogiéndose de hombros y desviando el asunto.
- Hace doscientos años también se decía que los negros eran sólo negros.
- ¿Y acaso no es verdad? - dijo Bellamy."

"La ciencia descubrió la salamandra normal, que resultaba un ser aburrido y de inteligencia bastante limitada. Solamente los periódicos publicaban, de vez en cuando, alguna noticia sobre una salamandra maravillosa que sabía hacer mentalmente multiplicaciones de cinco cifras; pero hasta esto dejó de interesar a los lectores, sobre todo cuando se demostró que con un entrenamiento adecuado también puede llegar a hacerlo un ser humano."

"[...] influenciada favorablemente por el ambiente alemán, esta salamandra se había transformado en un tipo de raza superior, sin discusión alguna, mejor que cualquier otra clase de salamandras; se escribió con desprecio de las degeneradas salamandras del Mediterráneo, poco desarrolladas moral y físicamente, de las salvajes salamandras tropicales y, en resumen, de las bárbaras, ruines y bestiales salamandras de otras naciones. “De la Gran Salamandra a la Salamandra Superior Alemana”, estas eran las palabras de moda en aquella época."

"- ¿A usted le interesa nuestra historia?- exclamé lleno de alegría.
- Desde luego, señor- aseguró la salamandra-. Sobre todo, la catástrofe de la Montaña Blanca y la esclavitud de trescientos años. He leído mucho sobre todo ello en este libro. Deben de estar ustedes muy orgullosos de su esclavitud de trescientos años. Fue una gran época, señor.
- Sí, una dura época- expliqué yo-, época de opresión y de cólera.
- ¿Y gimieron ustedes?- preguntó nuestro amigo con gran interés.
- Gemimos, mientras sufríamos indescriptiblemente bajo el yugo de nuestros opresores.
-¡Cuánto me alegro!- suspiró la salamandra."

En conclusión: Para mí ha sido todo un descubrimiento conocer a este autor, y esta novela ha pasado a ser una de mis favoritas. Es brillante cómo va ensamblando ese puzle de historias, recortes y estudios científicos, para conformar un contexto histórico tan realista, con tanta carga crítica, y sin perder el humor. Karel Čapek veía claro hacia dónde se dirigía Europa, y supongo que, a su manera, intentó advertir a la gente.

Hasta la próxima misión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada