26 junio 2017

Unas letras desde los tórridos madriles...

Aunque me proponga ser constante con el blog, siempre se desmadra un poco, y se pasan las semanas sin que escriba nada. Hace dos semanas comencé a escribir una nueva entrada, y ya fuese por el cansancio acumulado, o por el sofocante calor que me fue reblandeciendo el cerebro, se quedó a medias. De hecho, sigue a medias, maldita sea (nota mental: termina de escribir el post de Carnacki, el cazador de fantasmas).



Bueno, a lo que iba. Que esta época del año es horrible para mí. Encender el ordenador es un dolor por las temperaturas infernales que alcanza mi habitación. Y este verano lo tengo complicado por motivos de trabajo, así que he decidido hacer una entrada resumiendo aquellas cosas que he leído últimamente, y que me han gustado.

Empiezo por las novelas:



1 - La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne. Esta fue la novela elegida por el Club Pickwick como lectura de los meses de mayo y junio. El tema del puritanismo religioso y los despropósitos a los que dió lugar siempre ha sido algo que me ha llamado mucho la atención, así que me apunté. Ambientada en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, nos narra la historia de Hester Prynne, una mujer que es señalada por cometer adulterio, y traer al mundo una hija fruto de ese pecado. Tenemos tres personajes principales, cuatro incluyendo a la niña, y la novela se centra mucho en los pensamientos internos de los protagonistas. A mí me gustó bastante sobre todo por la atmósfera, que en algunos momentos llega a parecer casi fantástica, y por el contraste entre Hester, que vive apartada del resto del pueblo, y tiene más libertad para pensar y sacar sus propias conclusiones, y el resto de personajes, que viven muy encorsetados por una serie de normas morales muy rígidas, sin plantearse siquiera que determinadas cosas puedan ser una aberración.

2 - 1Q84, de Haruki Murakami. Me llamaba la atención esta historia cuando me enteré que trataba de mundos paralelos, y un amigo me prestó los libros. Y aunque me han entretenido y divertido, reconozco que esperaba otra cosa. Murakami crea unos personajes muy interesantes (y rarunos), y como es habitual en él (o al menos, en los 4 o 5 libros que he leído de él), hay muchas referencias musicales, cocina, revolcones... pero la parte más fantástica, que es lo que más me interesaba, me supo a poco, o al menos, me quedé con las ganas de saber más acerca de unas curiosas entidades que aparecen. Aún así, me agrada ese universo tan particular que crea el autor.

3 - Los casos del detective Kogoro Akechi, de Edogawa Rampo. El libro tiene tres de los primeros casos de este detective amateur. Ambientados en los años 20 del siglo pasado, Akechi se dedica a investigar casos de asesinato, algunos bastante truculentos. Tienen un punto pulp, pero a la japonesa, ya que hay violencia, personajes depravados, detalles truculentos... incluso en uno de los relatos detalla la vida nocturna, donde vendedores de fotografías porno te asaltan para mostrarte su mercancía, u hombres treintañeros y cuarentones de aspecto vicioso buscan encuentros homosexuales en la oscuridad de los parques. Me chocó que escribiese con tanta libertad sobre determinados temas en aquellos años. Aún así, años después, Rampo sufrió la censura, y al parecer tuvo que darle un carácter más intachable a su detective. Me parece una lectura muy entretenida y ligera para esta época veraniega.

4 - Una ciudad asediada, de Margaret Oliphant. Llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro desde que oí hablar de él por primera vez en el podcast de Todo tranquilo en Dunwich. De momento sólo llevo 30 páginas, pero me está pintando muy bien. Yo con leer en la sinopsis que es el "antecedente de una zombie movie moderna" ya me ha ganado, jajaja...



En cuánto a mangas, lo que he leído en los últimos tiempos es a Junjji Ito. Estoy a medias con dos de sus series, Tomie y Las caprichosas maldiciones de Sôichi, ambos de la editorial ECC.

1 - Tomie. De momento se han publicado 2 tomos (creo que son tres en total). Se trata de un conjunto de relatos cortos cuyo nexo en común es Tomie, una extraña muchacha que muere de forma violenta, pero siempre vuelve a la vida. Reconozco que al principio no iba a leer esta historia, porque me resultaba un tanto perturbadora. Pero al final me rendí, y caí en las garras de Tomie. Me genera todo tipo de sentimientos: momentos de incomodidad, a veces risa, estupefacción... desde luego no es para todos los paladares. No puedo decir que me guste, pero tampoco me disgusta. Cuando la haya leído al completo, ya veré qué opinión saco.

2 - Las caprichosas maldiciones de Sôichi. Un crío de unos 10 u 11 años, bastante creepy, se dedica a hacer todo tipo de perrerías, tanto a su familia como a sus compañeros de colegio. Mucho humor negro, mala baba, y clavos, muchos clavos. Por el momento sólo se ha publicado el primer tomo. Para quién tenga un sentido del humor un tanto retorcido, estas historias son una diversión asegurada.




Esto es todo lo que he leído en los meses de mayo y junio. En julio escribiré la cuarta entrada para #AdoptaUnaAutora, hablando de mi Dorothy M. Johnson. Espero equivocarme y que pueda hacer entradas de forma más regular, pero bueno, me gusta avisar.

Pasad un feliz verano, mucho cuidado en las carreteras, y nada de abandonar a las mascotas, o la maldición de la cabra loca os perseguirá hasta el fin de los días.

Hasta la próxima misión.