31 agosto 2017

Cuentos de mi infancia: Los cuentos populares rusos

Hace dos semanas, aprovechando que estoy de vacaciones y tengo más tiempo, me dediqué a ordenar mis libros, y a irme deshaciendo de aquellos que no me gustan. He sacado libros de los lugares más insólitos. Dónde debería haber ropa, había libros, y libros... no sé si a alguien más le suena esto, jajaja. Tras remover todo, salió de las profundidades del abismo un libro que no veía desde hace siglos, y que me encanta: Los cuentos populares rusos, de Aleksandr Afanasiev.


Aleksandr Afanasiev nació en 1826, y fue un importante folclorista ruso que siguió el ejemplo de los hermanos Grimm, y recorrió Rusia, recopilando numerosas leyendas y fábulas que se transmitían de forma oral en las aldeas. Esta obra consta de 680 cuentos, reunidos en 8 volúmenes.

Obviamente, mi edición es muy sencilla, formada solo por 12 cuentos, pero que tienen un imaginario increíble. Creo haberlo comentado en más de un sitio, pero de pequeña no me gustaba leer, al menos libros. Aprendí a leer con Mortadelo y Filemón, Superlópez... pero libros infantiles, creo que puedo contar con los dedos de una mano los que leí voluntariamente. En el colegio solíamos leer libros en alto, por turnos (recuerdo uno que se llamaba Bea la anguila), pero en casa, de forma voluntaria, pufff... no quería. Sin embargo, este de cuentos me encantaba. También es cierto que tiene bonitos dibujos, y eso para mí era vital. Pero el detalle está en lo inquietante que eran algunos dibujos. Y algunas de las historias no se quedaban atrás. Supongo que me lo compraron con 7 u 8 años, y debe ser de los primeros contactos que tuve con el terror, porque sí, hay algunos relatos que realmente dan miedo, aún siendo cuentos infantiles. Me producían miedo, pero disfrutaba de esa sensación, y me deleitaba con esas ilustraciones tan siniestras.


Brujas y hechiceros, madrastras maltratadoras, muñecas que hablan, gigantes... cada cuento te sumergía en una aventura increíble.

El primer cuento se llama La bruja y la hermana del Sol, y nos relata cómo el zarevich Iván consigue huir de su hermana menor, que es una bruja. He leído este fragmento ahora, y te pone los pelillos como escarpias:
El zarevich se sentó en un sillón y se puso a tocar el arpa. Cuando estaba tocando, salió de su cueva un ratoncito y le dijo con voz humana:
- ¡Sálvate, zarevich! ¡Huye a todo correr! Tu hermana está afilándose los dientes para comerte.

¡Pero cómo no me iba a gustar este libro, si es maravilloso! Me imaginaba a la hermana afilándose la dentadura en la piedra de afilar cuchillos de un carnicero, jajaja...


La bruja Baba-Yaga nos cuenta la historia de una muchacha que tiene una madrastra muy malvada, y para deshacerse de su hijastra se le ocurre enviarla a hacer un recado a casa de su hermana, que no es otra que la bruja, que por supuesto, quiere comérsela. Es una tensión leer cómo huye la protagonista. Mucho canibalismo, como estáis viendo. Ojito al detalle de la ilustración, que me di cuenta el otro día, y dije "Olé". La decoración de la casa de Baba-Yaga no tiene desperdicio. Saturno devorando a sus hijos, de Goya, con un precioso marco de fémures y tibias. Pero cómo no me iban a hipnotizar los dibujos de niña.

 


Más Baba-Yaga, que me ha gustado.

Otro cuento del que aún recuerdo muchos detalles es El corredor veloz. Un muchacho recibirá el don de transformarse en ciervo, liebre y pájaro, y gracias a esto, será capaz de cumplir una importante misión.


El Rey del Frío, Basilisa la Hermosa, La niña lista... En algunos de estos cuentos hay personajes muy malvados, y situaciones realmente crudas, y me llama la atención, en el sentido de que tengo la sensación que hoy en día se les da cosas muy descafeinadas a los niños. No sé si es bueno o malo, pero es una sensación mía. Quién sea padre lo sabrá mejor.

La semana pasada iba a visitar a una pareja de amigos que tienen una niña de 5 años. La niña es fan de Spiderman, Starwars, le gustan los monstruos y los dragones, y le encanta ver a su padre jugar videojuegos de fantasía medieval. Odia las princesas, así tal cuál. Decidí comprar un detalle para la peque. ¿Qué le compro? Se me ocurrió buscar algún libro que tuviese bonitas ilustraciones, de monstruos o brujas, o estos mismos cuentos rusos ilustrados, pero en edición buena. Lo más parecido que encontré fue el libro de Pesadilla antes de Navidad, y la edición no me convencía. Al final le compré ropa.

Bueno, que me disperso. A lo que iba es a que estos cuentos los leí de muy pequeña, y son una maravilla. Aunque algunos sean un tanto crueles y espeluznantes, también enseñan importantes lecciones. Y desbordan fantasía y aventuras, que al fin y al cabo es lo que le gusta a un niño.

He mirado por internet, y he visto un par de ediciones de los cuentos (¿Por qué no los encontré el otro día?):

  • Basilisa la Bella y otros cuentos populares rusos (editorial Reina de Cordelia)
  • El pájaro de fuego y otros cuentos populares rusos (Alianza Editorial)



Muy recomendables, tanto para grandes como para niños.

Hasta la próxima misión.


30 agosto 2017

Mi selección para #LeoAutorasOct

Hace pocos días he visto en redes sociales que se convocaba la segunda edición de #LeoAutorasOct. Coincidiendo con el mes en el que se celebra el Día de las Escritoras, que este año cae en 16 de octubre, esta iniciativa intenta visibilizar y reivindicar la literatura escrita por mujeres. Según vi la convocatoria, y antes de darme cuenta, ya tenía claro qué libros iban a caer. El año pasado no me enteré, porque no soy demasiado constante por las redes. De hecho me enteré, muy entrado ya octubre, de una lectura conjunta de El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones, libro que me apetecía leer hacía tiempo, y me dió penilla no haberme apuntado.



#LeoAutorasOct consiste en leer solo autoras a lo largo de todo el mes de octubre. Da igual el género literario, si es novela, relato o cómic. Pero que sea obra de una mujer, y compartirlo con los demás para darles visibilidad, ya sea a través de las redes, de blog o videoblog, o recomendando a los amigos. Los responsables de esta iniciativa han habilitado una web con información, y recomiendo mucho la pestaña de Iniciativas pro-autoras porque vienen recursos interesantes: clubs de lectura, la Biblioteca de Mujeres, webs de literatura escrita por mujeres, etc. Aquí os dejo la dirección de la web de LeoAutorasOct.


En cuánto a los libros que he elegido para octubre, mi lista es breve. No soy rápida leyendo, y no quiero presionarme con una torre de libros. Quién haya entrado en mi espacio de Goodreads, a lo mejor ha visto mi lema "Leo despacio, no me metáis bulla". Sobre todo quiero disfrutar con lo que tenga entre manos, así que elegí solo dos libros, aunque luego he añadido un tercero. Y como la cabra tira al monte, y a mí me gusta mucho el misterio y el terror, pues eso es lo que vais a encontrar en mi selección.

Esta es mi lista de libros:

  • Siete cuentos góticos, de Karen Blixen (Isak Dinesen). No he leído nada de ella, y creo que se la conoce más por su novela Memorias de África. Supe más de su obra gracias al podcast Todo tranquilo en Dunwich, y a parte de la mención que hacían de estos relatos, hablaron de otra obra suya titulada Ehrengard, que pintaba muy bien. 

    Creo que debo contar cómo llegó este libro a mis manos. La semana pasada decidí acercarme a una librería de segunda mano, a un Re-Read, y deshacerme de unos cuántos libros que no me gustaban, y que me comían demasiado espacio vital. El caso es que tras dejar los libros, me di una vuelta por los estantes solo "por cotillear" (sí, sí, y tú te lo crees, que ibas a la caza y captura de más material). ¿Y qué me encontré? Pues a parte de un estante lleno de libros de Dean R. Koontz, autor que me encantaba de adolescente y que hace siglos no veo ni en sueños, encontré estos relatos, que en un principio no sabía de qué me sonaban, hasta que me acordé de su mención en ese podcast, y que hablaban muy bien de ellos. En resumen: que me fui otra vez cargada de libros. Un día después vi en redes la convocatoria de octubre, y no dudé un segundo en elegirlo.
  • Relatos de fantasmas, de Edith Wharton. Al igual que la anterior, tampoco he leído nada de ella. Espero que sean escalofriantes, que me gusta pasarlo mal, jejeje...
  • Laura, de Vera Caspary. Un poco de novela negra. La adaptación cinematográfica de este libro me encanta. Una mujer joven, Laura, aparece asesinada en su casa, y el detective que se pone al frente del caso va reconstruyendo poco a poco su vida, y los motivos para tan horrible crimen. Este libro lo añadí después, y todo dependerá del ritmo que lleve con los otros dos. Porque tenía pensado hacer otra cosa, aunque veré por dónde se me cruza el cable.

Tenía pensado leer los dos primeros libros, y luego echar mano de los distintos recopilatorios que tengo de cuentos, y leerme los escritos por autoras. Muchos de esos cuentos los leí hace años, y ya ni me acuerdo, y sería una forma de refrescarlos. Algunos que me vienen a la cabeza son Luella Miller (Mary E. Wilkins Freeman), La resucitada (Emilia Pardo Bazán), Roja como la sangre (Tanith Lee), La historia de la anciana niñera (Elizabeth Gaskell)... Por si no ha quedado claro, me gusta muchísimo el relato corto, jajaja...

(Editado a 31/08/2017) Y como soy un desastre, me había olvidado de añadir mi lectura manga. ¡Yo, olvidándome de los mangas, que me dan la vida! Pues aquí va:

  • ¿Quién es el 11º pasajero?, de Moto Hagio. Clásico del manga de ciencia ficción mezclado con shojo, de una autora que se salió del molde, y demostró que a las chicas nos pueden gustar muchos más géneros, y no sólo el romance. Lo tengo hace un tiempo, pero siempre terminaba por colar otras cosas antes. Pues de este mes no pasa.

Y poco más que añadir. Que espero terminar de leer antes de octubre el tochal de It, de Stephen King, que lo acabo de empezar y tiene 1500 páginas. ¡Válgame! Ainnnssss... si es que me gusta pasarlo mal.

Hasta la próxima misión.