10 septiembre 2017

The safe and easy way to adventure, de Dorothy M. Johnson

En esta cuarta entrada que dedico a Dorothy M. Johnson (1905-1984), dentro de la iniciativa Adopta una autora, he decidido traer un artículo que escribió para la revista Montana The Magazine of Western History. Me parece muy interesante porque la autora nos relata cómo terminó escribiendo género western, y los problemas que tuvo que afrontar por el hecho de ser mujer en "un mundo de hombres".

Estuve meditando si traducir el artículo, pero para hacer una traducción mediocre, mejor no hacerla. Mi nivel de inglés da para entender lo que leo pero sin florituras, así que os comento a grandes rasgos el contenido.


El artículo se titula The safe and easy way to adventure, y se publicó en el verano de 1974 de la revista Montana The Magazine of Western History. Con cierto sentido del humor, Johnson va narrando diferentes anécdotas o situaciones que vivió, que lejos de hacerla tirar la toalla, le hizo luchar más por demostrar su valía.

Recuerda una anécdota en la que su madre, hablando con otra mujer, le comentó que su hija escribía historias de género western. A lo que la otra mujer le replicó de forma arrogante que la suya escribía "historias de clase alta". Johnson no entiende porqué no debería escribir western, cuando hay muchas mujeres que lo escriben. Varias de esas mujeres, incluida ella misma, pertenecen a la asociación Western Writers of America. Después de todo, para escribir sobre la Frontera, seas hombre o mujer, necesitas acudir a fuentes históricas, tienes que documentarte, para conocer la vida durante el siglo XIX.


Para ella, la escritura es una forma fácil y segura de vivir aventuras. Es una vía de escape, tanto para el escritor como para el lector, de vivir experiencias y emociones. Es una puerta que se puede mantener abierta entre el siglo XIX y el XX, que puedes atravesar a voluntad, y convertirte en otra persona de forma temporal.

03 septiembre 2017

Novela: Villette

Hacía tiempo que tenía ganas de leer esta novela, desde que Magrat Ajostiernos la recomendó en su blog (os dejo aquí su link). La única novela que había leído de Charlotte Brontë, Jane Eyre, la leí cuando estaba en el instituto, y recuerdo que me gustó bastante (de hecho, creo recordar que la leí dos veces).

Charlotte Brontë (1816-1855) se inspira en sus experiencias como profesora en un internado de Bruselas, y aprovecha para mostrar un retrato de la sociedad de su tiempo, de las diferencias entre clases, de las estrictas normas que imperaban, entre otros temas. Al igual que en Jane Eyre, la protagonista es una huérfana que deberá luchar para sobrevivir en un mundo que no se lo pondrá fácil, y se trata de una historia que tiene una atmósfera bastante gótica. Esta fue la última novela que escribió, ya que Charlotte Brontë falleció en 1855 a muy temprana edad.


Villette (1853)
Autor: Charlotte Brontë
Editorial Alba Minus Clásicos
Traducción: Marta Salís
Género: drama, misterio, costumbrista
Otras obras: Jane Eyre, Shirley, El profesor...

Lucy Snowe es una joven sin familia, ni dinero, ni posición social, que toma la decisión de abandonar Inglaterra y viajar al continente, hasta la ciudad de Villette, para labrarse un futuro. Terminará trabajando como profesora de inglés en un internado, dónde deberá amoldarse a las estrictas normas de la directora, madame Beck; soportar los caprichos de una de sus alumnas; lidiar con monsieur Paul Emanuel, profesor de literatura de fuerte temperamento y temido por todos en el internado; y enfrentarse al misterio de la fantasmal presencia de una monja que murió a causa de un amor prohibido.


Han pasado ya unos cuántos días desde que lo terminé, y siguen viniéndome a la cabeza momentos de la novela. Sin duda, me ha gustado mucho más que Jane Eyre. La historia está contada como quién echa la vista atrás y va rememorando su vida, guardándose en algunos momentos detalles con los que te sorprende más adelante. Los personajes son de una complejidad maravillosa, y Lucy especialmente me ha encantado.