10 diciembre 2017

Manga: El muerto enfermo de amor

Hace mucho que no traigo ningún manga al blog, y no es porque no los lea últimamente. De hecho, a lo largo de este año, he leído casi todo lo que ha ido saliendo de Junji Ito, ya sea porque lo he comprado yo o porque me lo han prestado. Para estas navidades tengo pendiente el pedazo de tomo de Uzumaki que ha publicado recientemente Planeta Cómic, y sólo me queda que ECC termine la serie de Tomie y Las caprichosas maldiciones de Souichi. Entonces habré conseguido el Máster en Rayaduras Mentales, y Junjji Ito vendrá a Madrid exprofeso para hacerme entrega de la titulación y contratarme como ayudante para sus próximas obras (¡Dejarme, me gusta vivir de sueños!).

Hace meses quería haber escrito sobre este manga pero por falta de tiempo, quedó olvidado. Y creo que ha llegado su momento. Es curioso, porque la primera vez que lo leí, no me convenció mucho. Pasado un tiempo, volví a leerlo, y me fijé en otros detalles que de primeras no presté atención, y me ha ocurrido como con Gyo. El año pasado escribí sobre Gyo en el blog (leer aquí), y de los sentimientos encontrados que me generó. Sin embargo, con el tiempo, me he dado cuenta de que es una historia que, a pesar de lo perturbadora que es en algunos momentos, me gusta mucho. Pero bueno, vamos por orden.


Título: El muerto enfermo de amor
Autor: Junji Ito
Publicado por ECC Ediciones
Tomos: 1 (finalizado), aproximadamente 245 páginas.
Género: seinen, terror
Otras obras: Gyo, Black paradox, Uzumaki, Tomie, Hellstar Remina...

Ryûsuke Fukada, un melancólico adolescente, se muda por motivos de trabajo de su padre a la ciudad de Nazumi, en la que ya vivieron ocho años atrás. La ciudad, casi siempre envuelta en niebla, no le trae buenos recuerdos debido a un suceso que le marcó en su infancia. El inicio del curso en el instituto, y el reencuentro con antiguos amigos de su niñez, lejos de animarle, empeorará su estado de ánimo al descubrir que muchos de los estudiantes tienen una rara costumbre, como es esperar en los cruces de las calles y pedir una "predicción adivinatoria" al primer extraño que aparezca, para dar respuesta a dudas o problemas. Un día, comienzan a producirse extrañas muertes entre aquellas muchachas que han pedido una predicción callejera, y corre el rumor de que un guapo joven, envuelto en la niebla de la ciudad, es quien ha provocado sus muertes al darles su cruel predicción.

Será cosa mía, pero me parece una historia perfecta para leer en una tarde de otoño, con el frío desapacible en el exterior, y tú en casa tan agusto con tu café calentito. Con tanta niebla me trae a la cabeza películas de misterio del Londres victoriano, o a Silent Hill, el pueblo de la niebla, con todos los horrores que se ocultan en ella. Por cierto, peli muy recomendable la primera de Silent Hill. Como bien dice Ryûsuke, algo le pasa a la ciudad:

"Me da la sensación de que, especialmente los días de niebla, todos los habitantes de la ciudad sufren mucho. [...] Las víctimas del chico guapo del cruce van aumentando."

La primera vez que leí la historia, me resultó demasiado agobiante la presencia de la niebla, y no lo disfruté mucho. Supongo que no lo leí en el momento apropiado, porque es algo que obviamente tiene que ser así; es una narración de terror, y si no te sobrecoge, no está cumpliendo con su objetivo. La niebla es como un protagonista más, de principio a fin, y solo al leer el manga de segundas es cuando comprendí (o al menos así lo veo yo) que su presencia es como un indicador de que se está rasgando el velo de la realidad, y puede dar paso a lo sobrenatural.

El hecho de que los habitantes de Nazumi se dediquen a pedir predicciones en las intersecciones de las calles me resulta también más que llamativa, precisamente por que los cruces de caminos tienen esa connotación de lugares "mágicos", donde la frontera entre los vivos y los muertos desaparece. No sé si en Japón las encrucijadas también se ven como "puntos mágicos", o es casualidad que se haya plasmado así en la historia, pero es un detalle que me di cuenta en la segunda lectura.


"Escúchame, Ryûsuke. ¿Qué debería hacer? Es que no lo sé. Ahh... ¿qué
puedo hacer?...". El pobre de Ryûsuke vive situaciones bastante surrealistas.


Acompañamos a Ryûsuke en su empeño por descubrir quien es ese "chico guapo del cruce", e impedir que siga sembrando la muerte a su paso. Recorreremos las calles de esta extraña ciudad, y su atmósfera opresiva y agobiante se irá instalando en nuestro interior. ¿Quién es ese chico vestido de negro? ¿Cómo es posible que unas simples palabras suyas provoquen tantas víctimas? ¿Qué extraña maldición hay en Nazumi? Al igual que en otras obras de este autor, la locura se va filtrando poco a poco entre los personajes dando lugar a comportamientos inexplicables, y a situaciones inverosímiles. Ryûsuke se ve atrapado en una ciudad virulenta, y lo único que puede hacer es perseguir a esa entidad vestida de negro ya que piensa que puede estar relacionado con un terrible suceso de su niñez.

Es una historia que creo que puede dar lugar a varias interpretaciones. Te vienen a la cabeza distintas respuestas para explicar la naturaleza de ese ser. ¿Puede ser un fantasma de alguien fallecido de forma horrible? ¿Se trata de un demonio? ¿Será un doppelgänger, o doble malvado?


De todo lo que he leído de Junji Ito, posiblemente esta sea una de las historias más serias y oscuras. En otras obras, siempre consigue sacarme alguna carcajada por ese sentido del humor tan negro y absurdo que tiene, pero aquí hay cosas realmente perturbadoras y terribles. Personas completamente obsesionadas, personas que hacen cosas horribles, y que no sabes si lo hacen motivadas por la atmósfera de la ciudad, o que simplemente la ciudad hace aflorar una oscuridad que ya tenemos instalada en nuestro interior. Según avanza la trama, el horror alcanza una dimensión insoportable y parece no dejar espacio para la esperanza.

Visualmente es una maravilla. El dibujo es muy detallado, con personajes muy expresivos, y el nivel de agobio que alcanza aquí es muy destacable. Hay escenas de una crueldad tan realista que te deja el cuerpillo un poco tocado, por lo que no lo recomiendo a quien sea más susceptible con según qué cosas. No es solo que hayan escenas sangrientas, si no también momentos que psicológicamente son bastante crudos, y han sido plasmados perfectamente por la mano del artista.

Hasta que salió publicado, no había oído hablar de esta obra, pero para mí está a la altura de otras más conocidas de Ito. Es opresiva e inquietante. No es una historia que quede perfectamente explicada, ya que permite que tú, con las pistas y sucesos que ocurren, interpretes y busques una respuesta al misterio. La evolución del protagonista me ha gustado mucho, porque en un principio tenemos a un muchacho que sufre y se encierra en sí mismo, y al final no le queda otra que afrontar sus miedos y lanzarse a buscar una solución.




Lo recomiendo mucho a quien disfrute de historias con atmósferas opresivas e inquietantes, y guste de ir encajando las piezas de un rompecabezas que ofrece diversas interpretaciones. Si eres el tipo de persona que gusta de finales perfectamente claros donde todo hilo quede bien atado, esta no es tu historia.

Habiendo leído tantos relatos de Junjji Ito, puedo decir que este es uno de los que más mal rollo me han dejado en el cuerpo. Y he de decir que me encanta.

Hasta la próxima misión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario