19 febrero 2018

Kaiki: Cuentos de terror y locura

Vuelvo a uno de mis formatos favoritos: los relatos cortos. Y lo hago con uno de mis autorregalos de estas navidades, porque cómo me iba a resistir a semejante portada. Llevo una temporada un poco complicada, y reconozco que lo que mejor me entra son los relatos y los cómics, y es a lo que le estoy dando más últimamente. Y llevaba unos meses que no leía nada oriental (dejando de lado los mangas, claro), y me apetecía volver a sumergirme en su particular imaginario.


Kaiki: Cuentos de terror y locura
Varios autores
Editorial Quaterni
Traducción: Isami Romero Hoshino y Juan Antonio Yáñez
Género: Sobrenatural, crimen, misterio

El libro contiene doce relatos cortos pertenecientes a doce autores japoneses, y escritos todos durante la primera mitad del siglo XX. El prólogo nos hace una breve introducción de cada uno de los autores, con unas pequeñas pinceladas del tipo de obras que solían escribir y algunos títulos a destacar, para quién sienta más curiosidad por ellos.

Los relatos son muy variados en cuanto a temática, y manejan distintos tipos de terror. Supersticiones profundamente arraigadas, mitos y criaturas sobrenaturales, crímenes, miedo a las nuevas tecnologías... dependiendo del gusto de cada uno, habrán unas historias que sean más de tu gusto y otras que te lleguen menos. Pero su lectura en conjunto se me ha hecho muy amena y entretenida.

Voy a comentar brevemente algunos de los relatos que más me han gustado, para que os hagáis una idea de lo que podéis encontrar. Intentaré no dar más información de la cuenta para no reventar ninguna historia:


- La lengua del diablo (1915), de Kaita Murayama. Un hombre recibe una noche un extraño telegrama de un amigo al que lleva un tiempo sin ver. Al no comprender lo que dice, decide ir a visitarlo dando un agradable paseo, pero se encuentra con algo totalmente inesperado. Termina cayendo en su poder un escrito que le ha dejado su amigo, en el que le relata cómo fue su infancia y juventud, y donde termina por confesarle que tiene unos gustos y hábitos un tanto extraños que, a la larga, le llevarán a hacer cosas impensables. Este cuento tiene detalles bastante perturbadores, aviso para quien sea un poco sensible.

Yotsuya Kaidan, por
Utagawa Toyokuni.
- El demonio del cabello blanco (1928), de Kidô Okamoto. Una noche, dos estudiantes que viven en la misma casa de huéspedes, se encuentran cenando en un restaurante. Uno de ellos le confiesa al otro un temor que le atenaza desde hace cuatro años: cada vez que se ha presentado a un importante examen, necesario para poder ejercer de abogado, delante de su pupitre se ha materializado una terrible mujer de cabellos blancos y mirada de odio que sólo él puede ver. Por eso no consigue aprobar el examen, y no sabe qué hacer para acabar con esa maldición que le persigue.

- Kaiki: un relato de espíritus marinos (1906), de Kyôka Izumi. Una joven que espera a que su marido pescador vuelva después de muchos días en el mar, recibe la visita de un adolescente que a veces sale a pescar también con su marido. El niño termina por relatarle las vivencias que tuvieron durante una terrible tormenta en el mar, todo ello salpicado de entidades sobrenaturales y superstición. Un cuento más tradicional en cuanto a temática, echando mano de la riqueza de las leyendas japonesas.

- Jimensô: el bubón con rostro humano (1919), de Jun'ichiro Tanizaki. Una joven actriz japonesa, tras pasar una época trabajando en Estados Unidos y tener una prolífica trayectoria artística, vuelve a Japón. Una vez aquí, empieza a oír hablar sobre una misteriosa película en la que ella aparece, pero de la que no guarda ningún recuerdo. Intenta verla o encontrar información, pero no lo consigue. Lo poco que sabe es que no debe ser vista por la noche ni a solas, y que aquellos que lo han hecho así, han quedado perturbados por su visionado. Me parece muy curioso porque parece un precedente del tipo de cine que nos fue llegando hace unos años, como Ringu o Kairo. El miedo a las nuevas tecnologías como vía para hacer llegar el mal o lo sobrenatural. Este relato me gustó mucho. No es que sea un terror atenazante, pero me resultó muy inquietante.

- El infierno está en el espejo (1926), de Rampô Edogawa. Un hombre nos va relatando la extraña y desdichada vida de un amigo suyo. Lo tenía todo para ser feliz y triunfar, puesto que procedía de una familia acomodada y tenía mucho dinero. Pero tenía una curiosa obsesión: los espejos. Y es así como este amigo suyo empieza a experimentar con espejos, y a comprarlos y diseñarlos para obtener diferentes propósitos. Cuando estaba leyendo este cuento me parecía tener entre manos una historia salida del absurdo mundo de Junji Ito. Si este autor manga cogiese el relato para plasmarlo gráficamente creo que quedaría increíble, porque el tipo de historia le pega un montón. ¿Locura? ¿Algo sobrenatural? Como suelo decir, me ha dejado el culo torcido de lo retorcido que es.

- La sombra de la muerte (1939), de Jûran Hisao. Un joven universitario, que trabaja dando clases particulares para poder pagarse los estudios, comienza a trabajar como profesor de una excéntrica muchacha perteneciente a una acaudalada familia. Este joven irá a vivir a la propia mansión, y entre profesor y alumna se entablará una extraña y complicada relación. En este caso no tenemos nada sobrenatural, si no una historia de obsesión y relación malsana.


Representación de un umibozû, espíritu
marino del folklore japonés, por Utagawa
Kuniyoshi.
El resto de relatos, unos más que otros, me han gustado o entretenido, manteniendo constantemente mi interés. Pero ha habido uno en concreto que tuvo un efecto totalmente inesperado en mí: me dormí, pero como si me hubieran dado un somnífero, jajaja...

Se trata de Una historia de apariciones (1938), de Rohan Kôda. El problema que le veo es que empieza con una primera hoja interesante, luego dedica varias páginas a hablar acerca de pesca, tipos de caña y redes, botes de pesca... como si leyeses un artículo de Jara y sedal, y para cuando va a entrar a narrarte la historia, ya te ha dejado dormido. Así que, advertidos estáis, jajaja...

Me parece un libro muy recomendable para conocer a otros autores, porque los hay tanto conocidos como otros más olvidados, y tiene variedad de historias dentro de lo que es el género sobrenatural y misterioso. Si os gusta la literatura oriental, con sus particularidades, me parece una lectura muy entretenida.

Hasta la próxima misión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario