14 mayo 2018

Animes de horror y suspense en pequeñas píldoras

Llevaba tiempo que no veía ninguna serie de anime que me llamase la atención. Supongo que he pasado una etapa rancia en la que nada me gustaba, o estaba cansada/aburrida de no encontrar algo un poco más original. El caso es que a principios de año, a través de la plataforma Crunchyroll, encontré una serie de capítulos muy breves que consiguió captar mi dispersa atención, y a través de ella encontré otra de estilo parecido. Se trata de dos animes de género de horror o suspense, que consiguieron lo que pocas veces logra una serie conmigo, que es producirme cierta inquietud, o incluso perplejidad, según el caso.


Yamishibai: Historias japonesas de fantasmas


La serie va por su quinta temporada, cada una de ellas con 13 episodios de poco más de 4 minutos. Se empezó a emitir en julio de 2013, hasta finales de 2017. El estudio ILCA fue el encargado de su producción. Se trata de una serie de género sobrenatural u horror, donde cada episodio te relata una historia basada en un mito del folclore japonés o en una leyenda urbana, imitando al popular arte de los contadores de historias callejeros o Kamishibai. Estos narradores lo que hacían era apostarse en las esquinas de las calles y, con ayuda de unas tablillas ilustradas, iban narrando sus historias y leyendas a todos aquellos que se pararan a escuchar.

Lo primero que llama la atención, a parte de la brevedad de sus episodios, es el tipo de animación que emplea, ya que parece un teatrillo de marionetas, pero realizado con dibujos. De primeras, habrá gente a la que pueda echar para atrás su aspecto visual y esa animación como de marionetas, pero creo que precisamente por eso resulta más inquietante lo que narra. Creo que este tipo de animación pega muy bien al tipo de historias que va relatando.

Tenemos historias de fantasmas, monstruos, leyendas urbanas, fenómenos paranormales, y otro tipo de cosas aún más surrealistas. Hay episodios que gustan más que otros pero, en general, consigue transmitir cierta inquietud puesto que no suelen ser especialmente amables con los protagonistas de sus breves historias, y a veces ocurren cosas bastante macabras. Por buscar un paralelismo, me recuerda un poco a los relatos de Junji Ito, que provoca inquietud precisamente por lo absurdo y retorcido de algunas situaciones.





Kagewani


Esta segunda serie la descubrí porque me aparecía como recomendada en Crunchyroll mientras veía Yamishibai. Consta de dos temporadas, cada una de ellas de 13 episodios de unos 8 minutos. El estudio encargado de su producción es Tomovies, y está dirigida por Tomoya Takashima, quien también había dirigido la primera temporada de Yamishibai.

La serie nos narra el terrorífico encuentro de varias personas, en distintos lugares, con unos extraños monstruos, a cada cual con un aspecto más raro. Un científico, el profesor Sôsuke Banba, se dedica a acudir a cada uno de los lugares donde se ha producido un encuentro para investigar a esas criaturas. Lo que al principio parece que va a ser solo una sucesión de monstruos por episodio, hacia la mitad de la primera temporada se ve que todo está interconectado, y que el origen de todas esas criaturas que están aterrorizando a la gente está relacionado con algo llamado Kagewani, o literalmente, "cocodrilo sombra".

Visualmente tiene una animación parecida a la de Yamishibai, utilizando fotografía retocada y dibujo, pero la animación es más fluida, no es tan "marioneta" como la anterior. Los monstruos reconozco que me han gustado mucho, sobre todo la criatura marina del episodio 6 de la primera temporada me pareció terrorífico, con esas extremidades tan exageradamente largas.

La primera temporada me gustó más que la segunda. Supongo que el misterio que envuelve todo, incluso al propio profesor Banba, me resultaba muy atractivo. La segunda temporada se vuelve más rollo conspiración, y aunque también hay "monstruo de la semana", reconozco que me perdía un poco con los tejemanejes de los protagonistas. Pero vamos, que la disfruté igualmente. Y siendo una serie con un formato tan breve, y siendo tan magra, te la ves en un par de sentadas.

Totalmente recomendada si os gusta el género de misterio, y no teméis probar con series diferentes. Hacía mucho que no disfrutaba y me inquietaba tanto con un anime.



Si os animáis a ver estas series, podéis encontrarlas en la plataforma de Crunchyroll, y verlas de forma gratuita. Por mi parte, espero que esta no sea la única entrada de anime del año, porque llevaba mucho tiempo de sequía en cuanto a series, y me apetece retomar los buenos hábitos.

Hasta la próxima misión.

2 comentarios:

  1. Hola

    ¿Qué capítulos fueron tus preferidos? Yo hace un año intenté verlo pero es verdad, la animación fue lo que en ese momento hizo que no me interesase verla, creo que lo intentaré nuevamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! En Yamishibai me resulta complicado elegir, porque son tantos y tan variopintos. Los que hacen más uso del terror japonés me gustan bastante. Por ejemplo, en la primera temporada hay unos episodios de ese estilo. "Cabello", me venía a la cabeza la niña de Ringu, o "Piso extraño", va de un hombre que queda atrapado en la cuarta planta de un comercio, con el significado que tiene el 4 en Japón. De la temporada 2, el titulado "Adentro" que trata sobre una muñeca matrioshka, me dio muy mal rollo, o "Fastidiado" también me gustó. Pero vamos, que lo que a mí me inquieta, a otra persona a lo mejor ni le va ni le viene. Hay capítulos con situaciones muy absurdas, que más que miedo provocan perplejidad, como "El reloj cucú" o "El carrusel" de la temporada 3.

      En cuanto a Kagewani, como es una historia con un mismo hilo conductor, en general me gustan todos.

      De todas formas, el terror es como el humor, es muy personal, y cada uno tenemos el nuestro. Y el tipo de animación entiendo que puede ahuyentar, porque es muy particular. No sé si te habrá ayudado mi respuesta. Si lo intentas otra vez, espero que los puedas disfrutar más, y si no, hay muchas otras series por ver.

      Muchas gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar