02 mayo 2018

Novela: Mi prima Rachel

Llevaba tiempo queriendo leer algo de Daphne du Maurier (1907-1989), y de forma absurda iba haciéndome con libros de ella, pero no llegaba a empezar ninguno. Así que me decidí por este, cuya historia me es completamente desconocida. Creo que 2018 va a ser el año de Daphne, porque me ha gustado bastante, y quiero leerme otro a no mucho tardar, jejeje...


Mi prima Rachel (My cousin Rachel - 1951)
Autora: Daphne du Maurier
Editorial Alba (Rara Avis)
Traducción: Concha Cardeñoso Sáenz de Miera
Género: costumbrista, suspense, psicológica
Otras obras: Rebeca; La posada Jamaica; Los pájaros y otros cuentos...


Philip Ashley es un joven huérfano que ha sido criado por su primo Ambrose, un adinerado terrateniente de Cornualles veinte años mayor que él. Acostumbrado a una vida tranquila en una gran casa, con poca vida social y sin ninguna figura femenina, recibe una gran sorpresa cuando su primo, tras una prolongada estancia en Italia, le escribe anunciándole que ha contraído matrimonio, y que su esposa no es otra que una prima lejana que no conocían llamada Rachel. Tras meses y meses de espera a que regrese a Cornualles, y con la curiosidad de conocer a Rachel, recibe la terrible noticia de que Ambrose ha enfermado y ha fallecido. Philip, seguro de que la responsable de su muerte es su desconocida prima, jura que le hará pagar todo ese dolor y sufrimiento. Pero todo cambiará cuando Rachel, semanas más tarde, se presente en Cornualles, y rompa completamente con la imagen que Philip se había formado. A partir de aquí, tanto la fascinación que despierta en él como las sospechas sobre sus verdaderas intenciones harán tambalear la estabilidad de su mundo.


Ambientada en el siglo XIX, la historia está narrada por el propio Philip, en primera persona, rememorando algo que ya ha sucedido y la culpabilidad que siente. Ya aviso que su protagonista no se hace mucho de querer, y como todo está narrado desde su punto de vista, a veces, su propia versión o distorsión de la realidad puede confundirte a ti como lector. No llegas a conocer nunca la verdad de Rachel más que a través de lo que Philip comenta e interpreta, y teniendo en cuenta que es un hombre que no está acostumbrado a tratar con mujeres, y que tiene una idea preconcebida de cómo son y cómo deben comportarse, pues a veces es un poco exasperante.

El personaje de Rachel me ha gustado mucho cómo está desarrollado. Nos encontramos con una persona que ha tenido una vida muy ajetreada, con una infancia dura, y una juventud no mucho más fácil. Creo que gran parte del drama, a mi forma de ver, es el hecho de que Rachel sea extranjera, con unos códigos de conducta y morales diferentes a los de la sociedad de Cornualles. Eso, unido a un oscuro pasado, y a encontrarse sumida en la ruina, hace que la sospecha recaiga constantemente en ella. En cierto momento, como gran conocedora de las hierbas y remedios naturales que es, te hace pensar en una brujilla. Todo esto, visto a través de los ojos de Philip, que no es precisamente una persona con miras muy amplias, hace que la sensación de desconfianza no te abandone.

Un aspecto que se toca en Rebeca, y que aquí aparece, es la influencia de una persona ya desaparecida. Y lo hace a través del parecido físico de Philip con su primo. Cuando Rachel llega a Cornualles, y conoce a Philip, queda impactada, pero como nuestro protagonista no es muy avispado que digamos, no es del todo consciente de lo que puede suponer realmente para ella volver a encontrarse con su difunto marido.

La pregunta que flota en todo el libro es ¿Rachel tuvo algo que ver con la muerte de Ambrose? He de decir que yo no lo tenía claro, unas veces pensaba que sí, otras que no. Solo al llegar al final pude terminar de encajar las piezas. El libro está lleno de detalles, unos más evidentes, otros más sutiles, que además tienes que interpretar su significado porque Philip te da su visión. Y aún esperándote el tipo de final que va a tener la novela, cuando ves lo que ocurre, no resulta menos impactante.

Algo con lo que he disfrutado mucho son las partes más costumbristas, cuando te describe cómo es la región, cómo son los arrendatarios que trabajan las tierras, gentes campesinas y sencillas, los sirvientes de la casa (me encanta Seecombe, el mayordomo, es grandioso), y esas descripciones que hace de la naturaleza, de los bosques y la costa. Los pasajes en los que hay tormenta y la naturaleza está desbocada, al igual que los sentimientos del protagonista, me parecen maravillosos, muy góticos.

Me gusta mucho la forma de escribir de esta autora. También tiene cierto tono de humor en determinados momentos, casi siempre de parte de los sirvientes de Philip, que te sacan alguna sonrisa. Y he de señalar el inicio de la novela. Igual que en Rebeca comienza con una frase que se te queda clavada en la mente, en este libro, según leí el inicio, me puso los pelillos como escarpias:

"Antiguamente ahorcaban a la gente en Four Turnings. Ahora ya no."

Si con este principio no te entran ganas de conocer la historia que se oculta detrás, no sé con qué.



La recomiendo mucho si os gustan las historias con cierto suspense psicológico, explorar qué hay más allá de lo que se muestra a simple vista. Conocer qué se esconde tras la misteriosa figura de Rachel, si realmente tiene intenciones ocultas, o es malinterpretación del narrador. He disfrutado mucho de su trama, y me ha parecido una delicia cómo está escrito y la belleza que transmite en muchos pasajes.

Hasta la próxima misión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario