15 octubre 2017

Novela negra: Laura

Esta es mi primera entrada para la iniciativa Leo Autoras Octubre, en la que voy a dedicar el mes de octubre a leer exclusivamente autoras y a compartir mis impresiones. Escribí hace unas semanas una entrada (enlace aquí) con una pequeña lista de los libros que quería leer durante este mes, y aunque no creo que me dé tiempo a leerlo todo, tengo pensado seguir con ellos en noviembre. Al final modifiqué el orden de lectura que tenía pensado, y decidí comenzar con Laura, de Vera Caspary, e ir dejando la fantasía y el terror para los días más cercanos a Halloween, que pega más, jejeje...

La adaptación cinematográfica de esta novela, realizada en 1944 por Otto Preminger, es una de mis películas favoritas de género negro, y tenía cierto temor de llevarme un chasco con la novela. Pero no ha sido así, y me ha gustado mucho la forma de narrar la historia, ya que tiene varios puntos de vista como ahora comentaré.


Laura (1942)
Autora: Vera Caspary
Editorial Alianza
Traduccción: Pilar de Vicente Servio
Género: suspense, policíaco

Una hermosa mujer, Laura Hunt, aparece asesinada de un disparo en la cara en su lujoso apartamento de Nueva York. Se hará cargo del caso el detective Mark McPherson, que centrará su investigación en dos sospechosos por sus vínculos sentimentales con la víctima: Waldo Lydecker, amigo de la víctima, y Shelby Carpenter, el prometido con el que estaba a punto de casarse. Con el paso de los días, y tras investigar la vida de Laura, McPherson irá sintiendo una cierta fascinación por ella, acrecentada por el atractivo de un retrato de Laura que preside la escena del crimen.

Quién conozca la película, no verá mucha diferencia en la historia en sí. Difiere en algunos detalles, pero básicamente es lo mismo. En donde radica la diferencia es en la profundidad que adquiere el personaje de Laura.

La novela se encuentra dividida en seis partes, y en cada una de ellas la voz narradora es diferente. Waldo Lydecker, amigo de Laura, inicia la novela en primera persona explicándonos cómo es esa primera mañana tras enterarse de la muerte de su joven amiga, y decidido a escribir un epitafio. Nos va narrando la investigación que se está realizando, hasta que llegamos a la segunda parte donde el detective Mark McPherson toma el relevo, y continúa la historia desde su propio punto de vista. Lo mismo ocurre con la parte de Laura, que toma su turno, y sigue relatando y completando las partes que han quedado sin explicación por parte de los anteriores personajes.


Aunque es una entretenida novela policíaca con un misterio que resolver, también tiene cierta crítica hacia la sociedad de su tiempo. La víctima es una mujer de clase acomodada que vive en una buena zona de la ciudad, y McPherson debe lidiar con el entorno donde se movía Laura, que son personas de clase alta y gustos refinados. En más de una ocasión hace algún comentario acerca de la hipocresía que observa entre esta gente. La parte más reseñable del libro, al menos para mí, es la parte de Laura, porque nos abre su corazón y conocemos cómo ha sido su vida y cómo es ella como persona.

Al principio de la novela lo único que sabes de ella es que se trata de una mujer soltera, inteligente e independiente. Al empezar su investigación, McPherson llega a preguntarse por qué seguía soltera, cuando lo normal es que a su edad debiera estar casada, y da por hecho que es una "tipa" cualquiera (así es como la llama en algunos momentos), una muñeca más que llevaba un nivel de vida a todo lujo, de fiestas, borracheras, de las que flirtean con los hombres. Poco a poco, según va descubriendo más cosas de ella, su punto de vista va variando, y se va refiriendo a ella más como señorita Hunt. Hasta que llegamos a la parte de Laura, y vemos que se trata de una muchacha de origen humilde que ha trabajado duro, y que ha prosperado. Es una mujer que valora mucho su independencia, pero que al final llega a caer bajo la presión de lo que marca la sociedad, y viendo que se acerca a una determinada edad, decide prometerse para dar una apariencia de vida plena, y aún sabiendo que Shelby no le conviene, sigue adelante por que no ve cómo salir de esa situación. Laura ha pasado años moviéndose en un mundo de clases privilegiadas y adineradas, donde lo único que cuenta es la fachada, y la única persona que llega a conocerla verdaderamente es ese rudo detective.


"La libertad significa mi privacidad. No es que quiera llevar una doble vida, simplemente, me molestan las intromisiones. Quizá porque mamá siempre me preguntaba adónde iba y a qué hora iba a volver a casa y me hacía sentir culpable si luego cambiaba de opinión. Me encanta hacer cosas por impulso, y me molesta hasta tal punto que se me tensa la columna y se me pone la carne de gallina si la gente me pregunta dónde, qué y por qué."

No debía ser fácil ser mujer de éxito e independiente en aquella época, sin que llegasen a tomarte por una "muñeca" de vida cuestionable, y Vera Caspary lo refleja bastante bien en el personaje de Laura Hunt.

Destacar que los personajes están muy bien desarrollados. Y algo que me gustaba mucho en la película y en la novela también se desarrolla, es esa fascinación que va despertando la difunta Laura sobre el detective, esa atracción mórbida hacia alguien que ya no existe, pero que a base de revolver en su vida y sus objetos personales, llega a sentir que podía haber sido la persona que él esperaba en su vida.

"La noche anterior, solo en el apartamento, había investigado de forma muy poco científica los armarios, la cómoda, el tocador y el baño de Laura. Ahora conocía a Laura, no solo con su inteligencia, sino con sus sentidos. Sus dedos habían palpado los tejidos que habían conocido su cuerpo, sus oídos habían percibido el crujido de sus sedas, su nariz había aspirado las variadas y embriagadoras fragancias de sus perfumes. El serio escocés nunca antes había conocido a una mujer de esta manera. Igual que su biblioteca  había revelado las cualidades de su mente, el tocador le había entregado los secretos de la personalidad femenina."



En resumen: una novela de género policíaco que recomiendo mucho, con buenos personajes, fluida de leer, y muy entretenida. Me parece que es una lectura perfecta para desengrasar entre lecturas más densas, si apetece algo entretenido y ligero.

Hasta la próxima misión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario