30 diciembre 2017

Ensayo: Some went west, de Dorothy M. Johnson

Empecé el año con la primera entrada que dediqué a la iniciativa Adopta una autora, escribiendo sobre Dorothy M. Johnson (1905-1984), y lo termino también con ella. No lo he hecho a propósito, pero cuando me he dado cuenta, me ha dado la risa, ¿pero qué mejor forma que terminarlo? Pues vamos al lío.

En anteriores entradas escribí sobre dos de sus obras de ficción, que se pueden encontrar publicadas en español gracias a Valdemar, y también toqué su vertiente como articulista para la revista Montana The Magazine of Western History. En esta quinta y última entrada que dedico a Johnson, traigo uno de sus ensayos, Some went west, en el que remarca la gran importancia de las mujeres pioneras que fueron a las zonas fronterizas del oeste norteamericano durante el siglo XIX, ya que la mayoría de las veces sus vidas quedaron limitadas a meras anécdotas, cuando en realidad, su duro trabajo fue vital para estabilizar las jóvenes comunidades que iban apareciendo.


Some went west (1965)
Autora: Dorothy M. Johnson
Editorial Bison Books
Género: Ensayo histórico
Otros libros: Indian country; El árbol del ahorcado y otros relatos de la Frontera; Buffalo woman...


"This book is about some of the women who went west. They may not have felt heroic, but they weren't cowards. They were not all physically strong, but they weren't weaklings in spirit. And they certainly weren't average, except in this: They loyally went along because they were needed. Women still do this. Sometimes courage is only normal."


"Este libro trata sobre algunas mujeres que fueron al oeste. Puede que no se sintieran heroicas, pero no eran cobardes. Puede que no todas fuesen físicamente fuertes, pero no eran débiles de espíritu. Y desde luego no eran normales, excepto en esto: Fueron porque eran necesarias. Y todavía lo siguen haciendo. A veces el coraje es lo normal."

29 diciembre 2017

Propósitos para el blog durante 2018


Antes que nada, desearos una Feliz Navidad, y que paséis estos días en la mejor compañía. Yo fiel a mi estilo desastroso y a destiempo, pero más vale tarde que nunca. Y si es con pájaros, mucho mejor.

Aprovechando que ya queda nada para terminar el año, he echado un vistazo al blog y me ha dado bastante bajón al comprobar que ideas que había proyectado desarrollar a lo largo de este año han quedado estancadas. Bien es cierto que ha sido un año duro en lo personal y en lo laboral, y no he tenido la cabeza muy centrada, lo cual me ha afectado a la hora de gestionar el blog. Por ello, y aunque creo que rara vez he hecho una lista de propósitos por que nunca cumplo nada de lo propuesto, he decidido hacer una que creo que puedo asumir, para intentar reconducir un poco el blog y que recupere un poco la esencia de lo que siempre quise que fuese (si es que alguna vez tuvo esencia, jejeje).


Cómics/Manga


En todo el año no he hecho más que dos entradas sobre manga. SÓLO DOS ENTRADAS (me voy arrastrando hasta un rincón y me echo a llorar). Y la razón no es que no haya leído. Simplemente, que el tiempo se me ha deslizado entre los dedos sin darme cuenta, y no he escrito nada. Quiero poner remedio a eso durante 2018.

Y quiero aprovechar y leer otros cómics, ya que me he centrado muchísimo en el manga. Ya aviso que yo no soy mucho de superhéroes. De pequeña los leía porque los compraba mi hermano, y era lo que había en casa, pero mis intereses van por otros derroteros. Por ejemplo, aprovechando que en mi biblioteca parece que han mejorado un poquito el estante de los cómics, me traje El invierno del dibujante, por que reconozco que de cómic español estoy totalmente pez, y es penoso.

El invierno del dibujante, de Paco Roca, que en breve lo leeré, y La sonrisa del vampiro irá detrás,
que ya canta desde que lo tengo. Me gusta más esta portada que la que le han puesto ahora nueva;
esta me resulta mucho más inquietante.



Anime


Literalmente, este año ha desaparecido del blog. No he visto ninguna serie desde tiempos inmemoriales. Reconozco que alguna que intenté ver duré pocos capítulos y la terminaba abandonando. No encontraba ninguna que me llamase la atención, y al final desistí siquiera de informarme de lo que se iba cociendo en siguientes temporadas. Pero el otro día, cotilleando la página de Ramen para dos vi que la plataforma Crunchyroll se iba a encargar de emitir la serie Junji Ito Collection, y allí que me fui de cabeza. Por un lado tengo ganas de ver una serie con historias de este autor, aunque por otro me da miedito de lo que pueda salir. Pero la curiosidad es más grande, y tengo ganas de terminar con mi sequía de anime.

Además, mientras curioseaba la web de Crunchyroll, he encontrado una serie que puede que me resulte entretenida, titulada Yamishibai: Historias japonesas de fantasmas. Al parecer tiene varias temporadas, y empezó a emitirse en 2013. He visto tres episodios, y se trata de capítulos muy cortitos, de unos 4:30 minutos. No es una serie típica, ya que el estilo de animación recuerda más a una especie de teatro de marionetas, pero en dibujos animados, y puede que a mucha gente le eche para atrás. Pero el tono de las historias creo que pueden ser de mi gusto, ya que lo poco que he visto se trata de terror absurdo o grotesco, donde la propia animación resulta tan extraña que te inquieta.



Ciencia ficción


Llevo unos meses a machete con el terror, y he perdido mi costumbre de intercalar los géneros. Y necesito recuperar ese hábito, porque hasta mi sentido del humor se ha vuelto oscuro y siniestro, jajaja... Tengo unos cuántos libros de este género esperando, y me apetece mucho que haya más ciencia ficción en el blog, y volver a leer a Arthur C. Clarke, que me dejó un sabor muy bueno en Cita con Rama, o conocer a Ursula K. Le Guin de una vez. Es un género que necesito que vuelva a este rinconcito.




Finalizar proyectos


Tengo pensado finalizar con mi proyecto de adopción de Dorothy M. Johnson en breve. Mañana o pasado publicaré la quinta entrada, y aunque ha sido muy interesante conocer a esta autora, reconozco que lo último que he leído he sufrido por la traba del idioma, ya que en español solo hay dos libros, y he estado leyendo material original en inglés, y tampoco es cuestión de estar pasándolas canutas.

Quiero ir cerrando frentes porque veo que me meto en demasiadas cosas, y al final no soy capaz de hacer todo como es debido, y me agobia.


Y con esto, yo creo que para empezar es suficiente. No quiero marcarme muchos más propósitos porque entonces sí que terminaría por no cumplir nada.


Espero que tengáis una buena salida de 2017 y mejor entrada en 2018.

Hasta la próxima misión.


10 diciembre 2017

Manga: El muerto enfermo de amor

Hace mucho que no traigo ningún manga al blog, y no es porque no los lea últimamente. De hecho, a lo largo de este año, he leído casi todo lo que ha ido saliendo de Junji Ito, ya sea porque lo he comprado yo o porque me lo han prestado. Para estas navidades tengo pendiente el pedazo de tomo de Uzumaki que ha publicado recientemente Planeta Cómic, y sólo me queda que ECC termine la serie de Tomie y Las caprichosas maldiciones de Souichi. Entonces habré conseguido el Máster en Rayaduras Mentales, y Junjji Ito vendrá a Madrid exprofeso para hacerme entrega de la titulación y contratarme como ayudante para sus próximas obras (¡Dejarme, me gusta vivir de sueños!).

Hace meses quería haber escrito sobre este manga pero por falta de tiempo, quedó olvidado. Y creo que ha llegado su momento. Es curioso, porque la primera vez que lo leí, no me convenció mucho. Pasado un tiempo, volví a leerlo, y me fijé en otros detalles que de primeras no presté atención, y me ha ocurrido como con Gyo. El año pasado escribí sobre Gyo en el blog (leer aquí), y de los sentimientos encontrados que me generó. Sin embargo, con el tiempo, me he dado cuenta de que es una historia que, a pesar de lo perturbadora que es en algunos momentos, me gusta mucho. Pero bueno, vamos por orden.


Título: El muerto enfermo de amor
Autor: Junji Ito
Publicado por ECC Ediciones
Tomos: 1 (finalizado), aproximadamente 245 páginas.
Género: seinen, terror
Otras obras: Gyo, Black paradox, Uzumaki, Tomie, Hellstar Remina...

Ryûsuke Fukada, un melancólico adolescente, se muda por motivos de trabajo de su padre a la ciudad de Nazumi, en la que ya vivieron ocho años atrás. La ciudad, casi siempre envuelta en niebla, no le trae buenos recuerdos debido a un suceso que le marcó en su infancia. El inicio del curso en el instituto, y el reencuentro con antiguos amigos de su niñez, lejos de animarle, empeorará su estado de ánimo al descubrir que muchos de los estudiantes tienen una rara costumbre, como es esperar en los cruces de las calles y pedir una "predicción adivinatoria" al primer extraño que aparezca, para dar respuesta a dudas o problemas. Un día, comienzan a producirse extrañas muertes entre aquellas muchachas que han pedido una predicción callejera, y corre el rumor de que un guapo joven, envuelto en la niebla de la ciudad, es quien ha provocado sus muertes al darles su cruel predicción.